Saint Barts, el refugio caribeño de los famosos

Saint Barts es el imán caribeño de las ‘celebrities’ un paraíso vacacional para los protagonistas de la alfombra roja

El turismo en Saint Barts es el de los pequeños resorts y el de las villas privadas (hay más de 400), que varias empresas como Saint Barth Properties, Sibarth o Wimco se encargan de alquilar a precios astronómicos. Allí es donde, generalmente, se hospedan las celebrities para darle la espalda al mundo y, de paso, perder de vista a los paparazis.

El catálogo de estrellas que cada año visita la isla es infinito. Hay representantes de todos los ‘gremios’: modelos como Bella Hadid, Kate Moss o Cindy Crawford y estrellas de Hollywood como Leonardo DiCaprio o Richard Gere. Divas del pop como Beyoncé, Rihanna y Maria Carey y leyendas del rock como Paul McCartney o Mick Jagger. Pero Saint Barts también es un refugio privilegiado para grandes magnates como Bernard Arnault, propietario del grupo LVMH, o Roman Abramovic, que suele atracar su superyate en el puerto de Gustavia.

En la isla hay sitio para las Kardashian, que suelen viajar con las cámaras de su reality show pisándoles los talones, pero también para la realeza europea, como Charlene de Mónaco, cuyas fotos en la isla en 2014 (abrazándose a un hombre que no era su marido) levantaron una tormenta mediática.

Te puede interesar

Las villas de los famosos en la isla de moda