No digo mi edad. Soy periodista y directora de la pasarela Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Publico ‘Socorro, soy abuela’ (Plaza&Janés), un homenaje a mi pequeña nieta de un año. Por Virginia Drake / Fotos: Javier Ocaña

XLSemanal. En la novela se la ve como a una increíble y abnegada abuela.

Charo Izquierdo. Hay muchas abuelas así, pero lo que queda claro es que soy muy buena madre [ríe]. He reflejado una abuela como la que soy: que trabaja mucho y saca tiempo de donde puede para volcarse en su nieta.

XL. Y que es muy moderna: liga, cambia de novios y se lleva a la nieta al trabajo.

C.I. El papel de la abuela ha cambiado, la de antes no había trabajado nunca y vestía prácticamente de negro. Para mí las abuelas son maravillosas y hacen de nexo en las familias; pero, a la vez, hay muchas que trabajan, concilian y quieren seguir disfrutando de la vida, de la pareja y, por supuesto, del sexo.

XL. ¡Qué pereza llegar a abuela y, de nuevo, tener que conciliar trabajo y familia!

C.I. Yo prefiero ser una abuela que concilia, que busca tiempo para todo, y no una abuela sacrificada por sus hijos y sus nietos, a los que entrega los últimos años de su vida.

XL. Pero le dejan a la niña cuando los padres quieren divertirse, ¿canguro gratuito?

C.I. Durante la crisis, muchas familias han tenido la suerte de poder contar con los abuelos, pero la guardería gratis me parece injusto. No hay que renunciar a tu vida para que el resto se lo pase bien.

XL. Los abuelos ahora tampoco se libran.

C.I. Tampoco. Los hay que no solo llevan a los nietos al parque y les dan la merienda, sino que van incluso a las reuniones de padres del colegio.

XL. Esto es imparable: primero, la llaman ‘señora’; después, ‘abuela’; y, finalmente, le dejarán el sitio en el autobús.

C.I. A mí me encanta que me hablen de tú. A mi hija le prohibía que me llamara ‘mamá’ en determinados sitios y no quiero que su hija me llame ‘abuela’ y, menos aún, ‘yaya’, porque desaparecen del mapa. Me gusta jugar al rollo de la eterna joven. Sé que tengo una edad, pero hago las mismas cosas que a los treinta.

XL. Por cierto, nunca dice su edad.

C.I. ¡No quiero decirla! Tengo la edad que me trabajo y que me merezco.

XL. ¿En el periodismo también hay acoso sexual, como algunas denuncian?

C.I. Lo puede haber como en cualquier profesión. No me consta y no me ha pasado nunca. Jamás noté que me concedieran una entrevista a cambio de ponerme la mano en el trasero, cosa que no he consentido ni con veinte años.

Desayuno: hoy ‘peco’…

desayuno con charo izquierdo, mercedes benz fashion week madrid, xlsemanal

 

«Tomo fruta antes de irme al gimnasio y, después, un zumo de naranja, un café con leche, un poco de magnífico jamón ibérico y, a veces, algo dulce o de bollería».