Laurene Powell y Steve Jobs estuvieron casados 22 años, hasta la muerte de él. Tuvieron tres hijos.

El padre de Laurene Powell, piloto del Ejército, murió en una colisión aérea cuando ella tenía tres años. Su madre se quedó a cargo de cuatro hijos pequeños. No era fácil llegar a fin de mes. Laurene y sus tres hermanos varones empezaron a trabajar muy pronto. Con el tiempo su madre se casó con un profesor, y Powell Jobs tiene hoy cuatro hermanastros de ese matrimonio.

«Steve y yo estuvimos 22 años juntos desde el día que nos conocimos, sin separarnos una sola vez -recuerda-. Ha sido la bendición en mi vida».

«Lo que más me gustaba era estudiar, se me daba bien», cuenta. Según añade, menos de la mitad de los alumnos de su instituto accedieron a la universidad, pero ella y sus hermanos siempre lo tuvieron claro. Con la ayuda de becas, de trabajos en el colegio y una pequeña aportación familiar pagó su matrícula en la Universidad de Pensilvania, donde estudió Economía, Ciencias Políticas y Literatura Francesa. «Sé muy bien que, de no haber estudiado, nunca habría disfrutado de las oportunidades que he tenido en la vida», asegura. «La educación es la puerta a un mundo más ancho y extenso».

Tras su paso por la universidad, Laurene encontró empleo como analista en Goldman Sachs. El trabajo le encantaba, pero al cabo de unos años lo dejó; quería convertirse en emprendedora. Se inscribió en la escuela de negocios de la Universidad de Stanford. Una tarde de octubre de 1989, Laurene fue a una conferencia en la que casi no quedaban asientos. El ponente principal terminó por acomodarse a su lado. «Miré a mi derecha y vi a esta chica tan guapa; nos pusimos a hablar, a la espera de que me hicieran subir al estrado», explicó Steve Jobs a su biógrafo, Walter Isaacson.

Concluida la charla, Jobs la invitó a cenar. Fueron andando a un restaurante vegetariano de Palo Alto, donde se quedaron cuatro horas. En marzo de 1991 se casaron en un antiguo refugio del parque de Yosemite; él tenía 36 años, y ella, 27. «Steve y yo estuvimos 22 años juntos desde el día que nos conocimos, sin separarnos una sola vez -recuerda-. Ha sido la bendición en mi vida».

Te puede interesar este artículo sobre Laurene Powell Jobs

También te pueden interesar estos artículos sobre Steve Jobs

El (verdadero) mundo de Steve Jobs

Steve Jobs, las dos caras del genio