Nací en Barcelona hace 27 años. Soy ingeniero de Diseño Industrial, pero me dedico a la música. Acabo de publicar mi segundo disco, ‘Mar de colores’, con el que giraré por Europa, América y Asia el próximo año. Por Virginia Drake / Vídeo y foto: Javier Ocaña 

XLSemanal. Terminó la universidad y, antes de aceptar prácticas por 600 euros, decidió probar con la canción… y triunfó.

Álvaro Soler. Sí, tuve que irme a Berlín para grabar un disco en español [sonríe] -allí debía de ser el único que cantaba en español-, pero aquí era muy complicado sacarlo adelante.

XL. Un día, Jennifer Lopez escucha El mismo sol y le pide grabarla juntos en spanglish.

A.S. ¡Imagíname!: recién llegado a Berlín, sin conocer a nadie, con El mismo sol número uno en Italia y Suiza, y recibo esa llamada de Jennifer… Fue una pasada grabar con ella en Brooklyn.

XL. Pero ella fue con novio.

A.S. Bueno, pero ya no lo tiene, jeje. En ese momento se disparó mi carrera.

XL. Y luego grabó Sofía, lo subió a la Red y volvió a ser número uno en varios países.

A.S. Lo normal es que los cantantes españoles hagan primero Latinoamérica antes que Europa. Yo soy el raro, empecé en Alemania y en español.

XL. ¿Cuáles son sus cifras en YouTube?

A.S. Mil millones de visitas en total en YouTube y una media de cien millones de visitas por canción en Spotify.

XL. Y, en España, ¿a verlas venir?

A.S. No [ríe]. Este verano, La cintura ha sonado en todas partes y fue muy bonito ver que aquí también te siguen. En mayo cantaré en el Palacio de los Deportes de Madrid y en el Sant Jordi, de Barcelona.

Alvaro Soler Desayuno

XL. Habla inglés, italiano, catalán, alemán y chapurrea francés y japonés.

A.S. Mi padre es alemán, aunque nació en Indonesia; vivió en Tokio y, a los 14, se mudó a Barcelona. Allí conoció a mi madre y nací. Pero me crie en Alemania, pasé 7 años en Japón, en Italia…

XL. Oiga, ustedes solos se hacen el programa Españoles por el mundo.

A.S. [Ríe]. Pues me grabaron uno en Berlín. Pero mi vida viajera es incluso aún más complicada [ríe].

XL. No se ‘trabaja’ el gimnasio, no lleva vaqueros rotos, no tiene tatuajes ni pinta de ‘colocarse’; usa camisas blancas. ¡Rarito!

A.S. Lo mismo pensé al inicio: no tengo un rollazo de flipar, podría ser tu vecino. Y no sé bailar: me muevo como me sale. Lo bonito es que no importe mi estética.

XL. En Alemania lo confunden con Enrique Iglesias, ¿cree que a él le pasa lo mismo?

A.S. Confundirnos no: nos comparan. Enrique cuenta que le preguntaron si yo podría ser el nuevo Enrique Iglesias y él dijo que él ya era el nuevo Álvaro Soler.

XL. A un ciudadano global de Barcelona, ¿a qué le suena el independentismo?

A.S. A poca cosa.

XL. Por cierto, mucho idioma, mucha Ingeniería… pero ¿ha estudiado música?

A.S. No [ríe]. ¡Otra rareza!

Desayuno: como cabra al monte

Desayuno Alvaro Soler

 

«Una rebanada de pan payés grande, artesanal y tostada, con tomate rallado y aceite y, encima, unas lonchas de fuet. Un zumo de naranja y un capuchino».