Los Abuelos de la Nada, Los Rodríguez y 15 discos en solitario. El último de Andrés Calamaro: Cargar la suerte, se publica esta semana. Es uno de los 8 incluidos en el libro de retratos que reúne a las leyendas del rock de los 80.Por Fernando Goitia 

XL. ¿Cuál considera su gran logro?

C. No decidí eso todavía, pero una muchacha dijo, en público, que conmigo tuvo «un orgasmo de nueve horas». No sé si pueda superar eso.

XL. Acaba de lanzar disco, ¿en qué estado de ánimo lo pillo?

C. Digamos que no tengo la fortaleza mental de Roger Federer, pero trato de cumplir mis compromisos.

XL. ¿Le queda por ahí alguna cuenta pendiente?

C. Hubiera empezado a entrenar boxeo hace 30 años, pero mi plan es seguir viviendo y dedicarle tiempo a la música.

XL. ¿Qué le perturba del mundo de hoy?

C. El hambre debería perturbarnos de forma especial. Frente al hambre, quejarse de otras cosas es como discutirle a una pared.

“Hoy vivimos una época de cambios que ocurren a toda velocidad. Es legítimo sentir vértigo”

XL. El rock siempre fue rabia y rebeldía. ¿Sigue así?

C. Sí, aunque a veces la rabia y la rebeldía me resultan delirantes. Hay batallas urgentes y otras ‘estéticas’, pero sí, este es un escenario combativo y una época de cambios que ocurren a toda velocidad. Es legítimo sentir vértigo.

XL. ¿Mira hacia atrás sin ira?

C. «Declaro no deber ni haber debido jamás nada a nadie», dijo José de San Martín, el santo de la espada.

XL. ¿Se acerca hoy a lo que, de joven, pensaba ser a los 57?

C. Sinceramente no. A los 25 dudaba si era posible llegar a estas edades con comida en el plato. «¿Quién me va a dar de comer?». Eso pensaba. Nunca fui demasiado optimista.

XL. ¿Algún miedo de juventud superado?

C. No sé si los superamos o los cambiamos por otros. Hay gente con miedo a que en su hotel no haya buen wifi. Yo sufro insomnio severo, otra clase de miedo; una cárcel con puertas abiertas.

 También te pueden interesar otros cantantes de los 80

Loquillo: “Yo quería vivir la vida que no pudo vivir mi padre”

“Quien se acuerde de lo que hizo en los ochenta es que no los vivió a fondo”

También en Zenda

Calamaro renueva su  licencia de cantor con ‘Verdades afiladas’