Directora de Teatro Yeses, formado por reclusas de la prisión Madrid 1 Mujeres de Alcalá de Henares. Fundó el grupo en Yeserías hace 32 años. Ha ganado el premio Max, entre otros. Ahora, el documental ‘Yeses’ recorre su trayectoria

XLSemanal. ¿Cómo nació Teatro Yeses?

Elena Canovas. Yo era funcionaria de prisiones y estudié arte dramático para olvidar cómo era la cárcel. Eran años duros, solo importaban los cacheos y el recuento. Ahora es distinto. hay educadores.

XL. ¿Cómo les afecta a las reclusas participar en Teatro Yeses?

E.C. Les pone las pilas. Aprenden rigor y esfuerzo. Tienen que ser puntuales, saberse los textos, concentrarse. Pero les compensa. El teatro es para ellas una liberación.

XL. ¿En qué sentido?

E.C. Se olvidan de que están en la cárcel. Y luego salen con la cabeza amueblada, con una nueva fuerza.

XL. ¿Por qué?

E.C. Las han aplaudido. Les sube la autoestima, sienten que pueden con sus vidas.

XL. ¿Eso le dicen?

E.C. Alguna me ha dicho que sin el teatro habría muerto.

XL. Antes, cuando actuaban fuera, las reclusas iban escoltadas.

E.C. Hemos superado muchas dificultades. Los primeros años iban en furgón policial y esposadas.

XL. ¿Hay algún requisito para estar en Teatro Yeses?

E.C. Tienen que disfrutar del segundo grado, buen comportamiento, derecho a permisos.

“Los aplausos suben la autoestima de las presas, las fortalecen”

XL. ¿Este grupo es único en el mundo?

E.C. No, hay otros. ¿Pero salen al extranjero? Hacen giras? ¿Llevan más de 30 años continuados? ¿Son de mujeres y actúan hombres con ellas? No hay otro así.

XL. ¿Es mixto?

E.C. Cuando estábamos en Carabanchel, trabajó con nosotras un preso que era actor. Yo iba todos los días a por él por dentro del recinto y le iba aleccionando para que no hubiera líos.

XL. ¿Los hubo?

E.C. Se portaron divinamente. Al principio se pusieron todas muy simpáticas con él, porque además era un guaperas. Pero todo fue bien. Hicimos Bajarse al moro en el Ateneo de Madrid. Ese día fue precioso.

XL. Siguen saliendo.

E.C. Hacemos dos giras al año. una en marzo y otra en noviembre. Ahora interpretamos Retazos de amor y desencuentro, un sketch muy en nuestra línea reivindicativa.

XL. ¿El texto es suyo?

E.C. Sí. Hacemos textos colectivos, aunque yo llevo la batuta. La escritura con ellas también es muy interesante.

XL. Han viajado por el mundo.

E.C. Asistimos a varios encuentros y fuimos a Berlín. Fue muy emocionante.

XL. Ha habido momentos especiales.

E.C. Nos han dado premios importantes: el Max, el de la Unión de Actores y el Dionisos de la Unesco. Pero lo más milagroso es que haya durado tanto.

XL. Tienen las dificultades habituales en el teatro y otras añadidas.

E.C. Claro. Muchas no habían pisado un teatro en su vida, les cuesta concentrarse, memorizar los textos…

XL. ¿Cuántas mujeres han pasado por Teatro Yeses?

E.C. Casi mil. Son muchos años y un montón de montajes.

XL. ¿Alguna sigue haciendo teatro?

E.C. Si es difícil encontrar trabajo para los profesionales, imagine para ellas. Bastante tienen con salir adelante con las vidas complicadas que tienen.

XL. Con ustedes han colaborado actores profesionales.

E.C. Sí; entre ellos, Santiago Segura, Juan Luis Galiardo, Antonio Canal y Loles León, que incluso venía a ensayar a la cárcel con ellas.

XL. ¿Cómo ha sido la experiencia?

E.C. Enriquecedora para todos, también para los actores.

XL. ¿Por qué?

E.C. Conocen a estas mujeres que han vivido muy fuerte y ven cómo trabajan. Yo soy una privilegiada de ver a mujeres que entran desorientadas y algunas salen hechas unas actorazas. Y les coges un cariño…

XL. Se sentirán a gusto con usted.

E.C. No se creían que era funcionaria, ahora estoy jubilada, aunque sigo con el grupo. He sido una funcionaria peculiar

PREGUNTA A BOCAJARRO

¿Ha habido algún intento de fuga?

Desde el inicio, cuando íbamos en furgón con la fuerza pública, antes de salir a una actuación yo les advertía. «No se os ocurrirá. Sería tremendo. Esto se acabaría». Jamás lo ha intentado ninguna.

El documental ‘Yeses’ está patrocinado por Reale Seguros.

Te puede interesar

Funcionarios de prisiones: el día a día entre rejas