No era la pareja más evidente y, sin embargo, fue ‘amor a primera vista’. Los protagonistas de ‘El silencio de la ciudad blanca’ -Belén Rueda y Javier Rey- destilan química en la pantalla. Fuera de ella, han consolidado una amistad que augura una relación profesional de largo recorrido. La película se basa en la primera novela de la trilogía de Eva García Sáenz de Urturi. Hay crímenes para rato… Por Virginia Drake / Fotos: Pedro Walter

Su agenda de trabajo, con rodajes dispersos por la geografía española, apenas les deja tiempo libre, así que, cuando se encuentran, Belén Rueda y Javier Rey se abrazan con efusividad y sincera alegría. La amistad entre estos dos actores se gestó durante el rodaje de la película El silencio de la ciudad blanca, basada en la primera novela de la trilogía de Eva García Sáenz de Urturi, y esperan que no sea su último trabajo juntos. Hablamos con ellos antes de su estreno, el 25 de octubre.

XLSemanal. En la película, cada noche salen a correr por Vitoria. ¿Han tenido que entrenar o ya corrían así de bien los dos?

Javier Rey. Yo corría, pero no tanto. Los dos tuvimos que llegar al rodaje muy en forma porque había secuencias en las que teníamos que correr 400 metros haciendo un sprint, hablando a la vez y, encima, repetirlas diez veces.

Belén Rueda. Esas escenas han sido muy duras. Yo le decía a Dani (Calparsoro): «¿Estos dos no pueden hablar las cosas importantes como las personas normales, sin necesidad de hacerlo siempre corriendo?» [sonríe].

Javier. Tras rodar El silencio de la ciudad blanca, me animé este verano a correr la maratón de Berlín. Me he quedado un poquito enganchado, sí.

XL. ¿Es la primera vez que ruedan juntos?

Belén. Sí y espero que no sea la última [sonríe].

Javier. No, por favor. Ha sido maravilloso porque es una de las actrices más generosas del universo. A nivel laboral ha sido un aprendizaje, y a nivel personal he estado al lado de una mujer increíble.

Belén. A mí, Javier me daba buenas vibraciones incluso antes de conocerlo. En los ensayos ya descubrimos un punto de encuentro muy bueno, porque al principio me daba miedo que nuestra relación no fuera creíble.

XL. ¿Por la diferencia de edad (Rueda tiene 54 años; Rey, 39)?

Belén. El tema de la edad siempre está en mente, sí. Parece que un hombre mayor con una mujer joven se admite de primeras y, sin embargo, al contrario resulta chocante. En nuestro caso, desde el principio entendimos muy bien cuál era la relación entre los personajes y coincidimos en todo. Esas cosas no pasan siempre.

Javier. Creo que nuestra relación funciona como un tiro y es supercreíble.

“Determinada prensa fue muy agresiva conmigo durante muchos años, sobre todo cuando las cosas iban mal. No entendí aquel acoso”, Belén Rueda

XL. Para ninguno de los dos, ser actor fue su primera opción. Javier quiso ser ciclista y se hizo técnico de laboratorio.

Javier. Como es mi historia, yo lo veo de una forma natural. Me apunté a un curso de interpretación sin ninguna pretensión previa.

XL. Y casi del día a la noche se convirtió en galán tardío.

Javier. «Galán tardío», me gusta el término [ríe]. Es posible que el tener cierta edad me haya ayudado a llevarlo mejor porque no notaba presión de ningún tipo.

Belén Rueda y Javier Rey: "Nuestra relación funciona como un tiro" 1

Rueda y Rey encabezan el reparto de El silencio de la ciudad blanca, un apasionante thriller dirigido por Daniel Calparsoro y rodado en Vitoria

XL. Belén empezó Arquitectura y trabajó una temporada como agente inmobiliaria antes de debutar como azafata en el programa VIP noche.

Belén. Es verdad que tenía el foco de mi profesión puesto hacia otro lado, pero en el camino fui viviendo una serie de experiencias que me llevaron a terminar siendo actriz.

XL. De VIP noche a presentar La ruleta de la fortuna. Poco después entró en el mundo de las series –Médico de familia, Los Serrano.- y ya era famosa antes de hacer su primera película.

Belén. Yo viví ese momento en el que no se me ofrecía cine porque era actriz de televisión. Antes te encasillaban en género, en formato.

XL. Y se metió en el cine por la puerta grande. Mar adentro la llevó a conseguir el Goya como actriz revelación.

Belén. No me metí, me metieron. Hay que ser justos: fue Alejandro Amenábar el que se empeñó, porque había parte del equipo que se negaba porque pensaban que me iban a ver como Lucía, la de Los Serrano. A la semana de empezar el rodaje, quienes no apostaban por mí vinieron casi a disculparse.

“Me sorprendió mucho que mi desnudo en ‘Fariña’ fuese el primero integral de un actor en una serie española. Yo ni me lo planteé”, Javier Rey

XL. Javier Rey también entró pisando fuerte en el mundo de las series: Valderrei, Isabel, Hispania, Velvet… hasta protagonizar Fariña interpretando a Sito Miñanco.

Javier. He tenido mucha suerte con los personajes y el de Sito ha sido un regalo. Todo el equipo sentimos un orgullo especial por Fariña.

XL. Belén cuenta que declinó algunas ofertas porque quería estar más tiempo con sus hijas.

Belén. En algunos momentos rechacé papeles porque me apetecía mucho más estar con mis hijas, sí. Como ya son mayores, hace cuatro años de nuevo empecé a viajar y a aceptar trabajos que me llevaron a Argentina, Uganda…

XL. Javier tiene pareja, niño y perro, ¿también hace por conciliar?

Javier. Yo soy un trabajador de esta industria y las decisiones que tomo -me equivoque o no- son para que, tanto yo como la gente que me rodea, seamos lo más felices posible.

XL. Ambos han sido siempre muy celosos de su intimidad. ¿Les ha resultado fácil mantener la vida privada alejada de los medios?

Belén. No, nada fácil. Yo tiendo a olvidar lo malo, pero determinada prensa ha sido muy agresiva conmigo durante años. Además, te siguen mucho más cuando las cosas te están yendo mal, porque han montado con tu vida un culebrón y quieren ver qué te pasa al día siguiente. Como muchos de nosotros, yo viví años muy excesivos en los que no entendíamos muy bien por qué había ese acoso.

Javier. Yo no me siento acosado, pero mi vida es aburrida para que le interese a esa gente. Vivo con tranquilidad y nunca hablo de cosas personales. Tengo la teoría de que cuanto menos se sepa de la vida privada de un actor, más creíbles son sus personajes.

XL. Es común entre los actores denunciar la precariedad del sector: les pagan muy poco, los obligan a rodar en tiempo récord y apenas una minoría puede vivir de su trabajo.

Javier. Yo tengo la sensación de que ahora hay más trabajo que hace unos años. La época de la crisis fue muy dura. Ahora hay de todo: te encuentras con producciones que son muy chulas y con otras envenenadas, pero esto ha pasado toda la vida. Y es verdad que no hay producciones suficientes para que todos trabajen. El de actor es un trabajo muy irregular.

Belén. Cuando llegó la crisis, nos dijeron, a nosotros y al equipo técnico, que si queríamos que se siguiese produciendo teníamos que bajar nuestras pretensiones económicas. En un momento dado apoyamos ese discurso de los productores; pero es que ahora no estamos en crisis, hay mucho más trabajo con las plataformas y, sin embargo, quieren dejar los sueldos igual. Si se está ganando más, todos tenemos que ganar más, no solo los productores. Tampoco ayuda mucho el tema de los impuestos: un año trabajas mucho y pagas una cantidad alta; pero, luego, es posible que te esperen dos años en el dique seco. Tendría que regularse de otra manera.

“Mi vida es aburrida e intento no hablar de ella. Cuanto menos se sepa de la vida privada de un actor, más creíbles son sus personajes”, Javier Rey

XL. Respecto al acoso sexual, ¿piensan que estos últimos años el panorama es otro a raíz de movimientos como el #MeToo?

Belén. Rotundamente, sí. Noto que se intenta tener más respeto en la forma de hablar, de relacionarnos. y que las nuevas generaciones ya vienen con ello aprendido.

XL. ¿Se siente más cómoda ahora?

Belén. Me siento más cómoda porque soy más mayor. Cuando eres joven, debes tener cuidado de no sentir que a lo mejor eres tú la que has provocado ciertas cosas. Cuando tienes 16 años, tú no provocas nada, vayas vestida como vayas vestida. Si el señor tiene muchos más años que tú, es él el que tiene que poner la cabeza.

Belén Rueda y Javier Rey: "Nuestra relación funciona como un tiro" 2

La subcomisaria Alba Díaz de Salvatierra y el inspector Unai López de Ayala intentan resolver unos crímenes rituales en lugares históricos y que replican otros sucedidos veinte años atrás

XL. ¿Los actores jóvenes y guapos han sufrido algún tipo de acoso?

Javier. Yo, desde luego, ninguno. Luchar contra el acoso es una labor de todos, creo que es maravilloso lo que está pasando, aunque todavía falta un montón. La teoría… todo el mundo la sabe; pero, luego, mucha gente no la pone en práctica.

Belén. También hay que ver la época en la que ocurren las cosas, aunque no por esto se justifican. Situaciones que se dieron hace muchos años estaban permitidas por la sociedad de entonces. Si a todos esos hombres a los que acusan de acosar los pusiéramos en el día de hoy, habría algunos que seguirían haciéndolo, pero a muchísimos otros ni se les ocurriría. Pero, ojo, insisto en que no estoy justificando ninguna de esas situaciones: tengo muy claro que el poder no te da derecho a hacer lo que te dé la gana.

XL. Su hija Belén Écija sigue sus pasos y ya ha debutado como actriz en una serie (La valla). Lo va a tener más fácil en este sentido?

Belén. Yo les digo a mis hijas que nunca hay que bajar la guardia porque el acoso existe. Ahora es de otra manera, está más en las redes sociales. La lucha de los padres es: «Cuidado con lo que mostráis en las redes porque el acoso puede venir de cualquier lado».

“Yo no he hecho nunca un desnudo integral; antes tenía otras connotaciones. Y ya no lo voy a hacer”, Belén Rueda

XL. Sorprende que el primer desnudo integral masculino en una serie de televisión lo hayamos visto en 2018. Y fue el de Javier en la serie Fariña.

Javier. Bueno, el mío junto con el de dos actores más [ríe]. A mí me sorprendió que fuese el primero… y aún más la que se montó porque yo ni siquiera me lo planteé. Si leo un guion en el que el desnudo está justificado, no me lo planteo. A mí me contratan todo mi ser y, si es necesario, pues se hace. Desde entonces me ha tocado hacer más desnudos, así que en ese sentido estamos perdiendo el pudor [ríe].

Belén. Ahora la sociedad es más desinhibida, y eso está bien. Yo lo he vivido desde el otro lado. Nunca he hecho un desnudo integral porque a continuación la imagen se repetía en mil sitios; y ya no lo voy a hacer. Vengo de unas circunstancias en las que tenía otra connotación distinta a la de hoy.

Te puede interesar

Amaia Salamanca, Javier Rey y Leticia Dolera: el trío de moda

Estilismo: José Herrera
Belén Rueda lleva look de Maje y Javier Rey, Look de Dsquared2