Psicólogo británico, fundador de la escuela de negocios Aston OD. Director de Liderazgo Reflexivo en The King’s Fund. Por Daniel Méndez

XLSemanal. ¿Puede una organización tener un perfil psicológico?

Michael West. Por supuesto. Podríamos hablar también de cuáles son sus valores. La psicología de las organizaciones se refiere a qué se valora, qué es importante, cómo se comporta la gente, la conducta de sus líderes.

XL. Ha estudiado mucho el Sistema Nacional de Salud británico. ¿Podemos extrapolar lecciones a otros ámbitos?

M.W. En un hospital podemos hablar de unos valores del cuidado de los pacientes frente a un criterio económico de productividad. Los principios sobre cómo se crea una organización eficiente son los mismos, independientemente de su naturaleza.

XL. ¿Y cuáles serían?

M.W. Has de tener una visión sólida que no se limite a un montón de palabras, sino que debe traducirse en unos objetivos bien definidos. Tienes que darles una buena información sobre cómo están haciendo su trabajo. Que no sea solo tu opinión como líder, sino con datos objetivos. Pero lo realmente importante es tratar a la gente que trabaja en la organización con dignidad y compasión. Ellos harán lo mismo con otros trabajadores y con los clientes o pacientes.

XL. ¿Compasión?

M.W. Creo que la psicología debería hacer avanzar el conocimiento. Y el uso de ciertas palabras ayuda. Hemos entendido que el mundo está interconectado. Lo que ocurre en Siria afecta a la gente en Madrid o Londres. La economía, el clima… Todo está relacionado. ¡No podemos trabajar aislados!

XL. Ya, pero… ¿y la compasión?

M.W. Tiene que ver con lo que decía. Como líder, tampoco puedes trabajar aislado. Trata a la gente con compasión, con empatía. Escúchales. Es importante en un hospital, por supuesto, pero también en cualquier puesto de trabajo. ¡Y con nuestra vida!

XL. ¿Cómo se lo explicaría a mis jefes?

M.W. Insistiendo en la idea de este liderazgo empático. Si tienes a líderes que creen que su papel es dirigir, culpar y castigar, no contribuirán a mejorar las cosas.

XL. También suele hablar de un liderazgo colectivo.

M.W. Piensa en unas fuerzas armadas. El soldado del rango más bajo es entrenado en todo momento para asumir el liderazgo en una situación de crisis. Lo mismo puede ocurrir en cualquier organización. cuando el trabajo requiere unos conocimientos o una capacidad concreta que tú tienes, el liderazgo recaerá en ti de una manera natural. Vi un ejemplo muy concreto en un hospital.

XL. Cuente, cuente.

M.W. Había un problema de infecciones entre los pacientes muy grave. Y fue el equipo de limpieza el que encargó un estudio para ver cuál era el lugar más sucio con el que entraban en contacto los pacientes. No era el baño, ni los platos sucios… ¡Era el mando a distancia de la televisión! Introdujeron un sistema de limpieza diario. Puede haber también un liderazgo transversal, compartido. Si creamos un ambiente positivo en el trabajo, seremos mejores personas al final de la jornada.

XL. ¿El trabajo nos hace buenas personas?

M.W. Debería. Y no solo de manera individual, sino también en relación con otras personas. El trabajo debería ser fortalecedor, no una mera obligación en nuestras vidas.

XL. También habla de estar preparados para cambiar. ¿Es fácil cambiar la cultura de una organización?

M.W. Depende. Si lo haces bien y consigues que la gente te acompañe en el proceso, tendrás éxito. Si tienes un objetivo claro que resulte inspirador para los trabajadores, si defines bien las tareas y das un feedback a la gente, si la valoras y la respetas, conseguirás que te ayuÿde a mejorar la organización.

Pregunta a bocajarro

¿Defiende la meditación y hasta el yoga en el trabajo?

Meditar no es solo sentarte con los ojos cerrados. Si aplicas la lógica del mindfulness en una reunión, aportarás más. Las empresas que dedican tiempo a reflexionar sobre sus objetivos son hasta un 25 por ciento más productivas.