No son multitud, pero son cada vez más y empiezan a formar parte de un movimiento que reivindica menos violencia verbal y más tiempo para lo que de verdad es importante. El ‘social media fatigue’ ha llegado hasta Silicon Valley. Se lo contamos. Por Daniel Méndez / Fotos: Daniel Méndez y Antón Goiri

Fue uno de los fundadores de YouTube y PayPal y sigue trabajando en nuevas plataformas digitales, pero Chad Hurley lo tiene claro: «Se produce demasiada información y la gente empieza a desconectar. En los próximos años se va a producir un social media fatigue. A la gente le va a empezar a dar igual lo que se cuelga on-line de continuo». Social media fatigue es la expresión de moda y no necesita mucha traducción. Que exista una expresión para definir la saturación que produce un servicio o tecnología y que cada vez la usen más los propios geeks y creadores de ese servicio o tecnología es un claro indicador de que algo está pasando.

Un 63 por ciento de los estudiantes británicos afirma que no le importaría que las redes sociales dejaran de existir

Hace solo unas semanas, Tim Cook -el consejero delegado de Apple- insistía en un foro sobre el asunto: «No tengo hijos, pero tengo un sobrino al que le pongo algunos límites. Como, por ejemplo, que no esté en redes sociales». Y más sorprendente era aún que en noviembre Sean Parker, cofundador de Facebook y conocido por su agresiva forma de emprendimiento en Silicon Valley, llegara a decir que las redes sociales nos están dañando el cerebro. «Literalmente cambia tu relación con la sociedad y con los demás. Solo Dios sabe lo que están haciendo al cerebro de nuestros hijos». Es más, admitía que Facebook y otras redes están deliberadamente diseñadas para captar cuanta más atención posible de los usuarios, para que estos entren en «bucle», y que se hacía «explotando la vulnerabilidad de la psicología humana».

hartos de las redes sociales, los renegados de twitter

¿Qué está pasando? La organización británica Digital Awareness UK decidió preguntárselo a cinco mil estudiantes. El resultado de su estudio deja un dato asombroso: un 63 por ciento de los estudiantes británicos afirma que no le importaría que las redes sociales dejaran de existir. Y hasta un 71 por ciento de ellos ha dejado de publicar durante un tiempo en sus redes sociales. Bien es cierto que la mayoría vuelve, pero buscando nuevas alternativas.

Tendencia a la baja

En España los datos no son tan significativos, pero un 45 por ciento declara haber abandonado alguna red social en 2017, según se recoge en el Estudio anual de redes sociales, elaborado por IAB Spain. Entre las grandes, Twitter es la que concentra una mayor tasa de abandono: un 13 por ciento de los usuarios la había dejado de visitar o había eliminado su perfil. Y no es la única que comienza a mostrar síntomas de desgaste. Un 72 por ciento de las personas que no son usuarias de redes sociales declaraba que no tenía intención de abrirse un perfil en el futuro; en 2016 era un 59 por ciento. Es decir, en un año un 13 por ciento más de renuentes a las redes sociales.

Y otra cifra significativa. El mismo estudio establece que los usuarios de redes sociales dedicaron el año pasado 17 minutos menos que el año anterior a consultar sus perfiles. ¿Le parece poco? Puede ser, pero hasta ahora nunca se había registrado una tendencia a la baja.

Y a esta tendencia a desertar de las redes, sobre todo de Twitter, se le puede poner nombre y apellidos. La lista de los ‘renegados’, por uno u otro motivo, es larga: Alejandro Sanz, Miley Cyrus, Charlie Sheen, Lady Gaga, Ashton Kutcher, Stephen Fry, Alec Baldwin recientemente, tras una polémica con la actriz Asia Argento a raíz del escándalo sexual de Harvey Weinstein… «Con una cierta tristeza -declaró el actor- suspendo mi actividad en esta cuenta de Twitter». Más que tristeza, es el enfado o la frustración lo que lleva a muchos a bajarse del carro. cuando a la cantante Lilly Allen la acusaron en la Red, por ejemplo, de ser responsable de la muerte de su hijo, que perdió en el sexto mes de embarazo. La cantante denunció el acoso a Twitter. La respuesta fue: «Revisamos cuidadosamente su reporte y comprobamos que no hubo violación de las normas de Twitter respecto al comportamiento abusivo». «Siempre igual», tuiteó Allen, enviando la captura de pantalla a Jack Dorsey, fundador y CEO de la red social. La socialista Elena Valenciano, por su parte, decidió abandonar cuando los haters llegaron a amenazar a sus hijos en Twitter. Con el tiempo volvió, como -hay que decirlo- ocurre en la mayor parte de los casos de las celebridades. Pero no tanto entre quienes no tienen nada que promocionar.

Cuestión de confianza

¿Qué está ocurriendo? Muchos hablan de fatiga o hastío de las redes sociales. Twitter o Facebook llevan ya más de una década entre nosotros. La fiebre inicial va pasando. Además, empezamos a conocer ya sus virtudes y sus defectos. Por ejemplo, en pleno debate sobre las fake news -las noticias falsas que proliferan en la Red- cabe constatar que la credibilidad de estas plataformas ha caído: los usuarios le dan un aprobado raspado (un 5,2 sobre 10) a la confianza que les merece la información que reciben en redes sociales. La privacidad va ganando también protagonismo, bien es cierto que a una cierta edad. Pero incluso los adolescentes valoran más las aplicaciones como WhatsApp o Snapchat que las redes como Facebook, según el Pew Research Centre.

Sean Parker, confundador de Facebook, admite que las redes están diseñadas para «explotar la vulnerabilidad de la psicología humana»

Prueba de que algo se está moviendo es que Mark Zuckerberg -cuya compañía es propietaria no solo de Facebook, sino también de Instagram- colgaba un largo post en su perfil de Facebook a comienzos de año donde afirmaba: «El mundo está ansioso y dividido, y Facebook tiene mucho trabajo que hacer -sea protegiendo a nuestra comunidad del odio y del abuso, defendiéndose de la injerencia de estados o asegurándose de que el tiempo que pasamos en Facebook merezca la pena-. Mi reto personal para 2018 es centrarme en corregir estos importantes problemas».

El CEO de Twitter, Jack Dorsey, hizo reflexiones similares sobre la necesidad de controlar a los haters y los acosadores en su red, principal razón para la fuga de usuarios. Bien es cierto que Twitter tiene su principal ‘aliado’ en el presidente de los Estados Unidos. Donald Trump es una impagable publicidad por su constante uso de los 140 caracteres incluso para anunciar asuntos de Estado o dinamitar relaciones diplomáticas. Precisamente por esto, varias organizaciones han pedido que se elimine el perfil del presidente, alegando que sus mensajes van contra las normas de la plataforma. Un grupo de activistas de San Francisco proyectaba la semana pasada la frase @jack es #cómplice sobre la fachada de las oficinas de la compañía. Aún es pronto para saber cómo afectará la polémica Trump a la Red, pero mientras tanto el Collins Dictionnary británico tiene ya un nuevo término ‘en nevera’, pendiente de aprobación para ser incluido en el diccionario. Twitter quitter… Los ‘renegados’ de las redes ya tienen la palabra.

¿Por qué he dejado Twitter?

Éstas son algunas de las celebridades que han dejado de usar sus cuentas o las han cerrado.

LORENZO SILVA: ESCRITOR

P. ¿Por qué se va?

R. Porque me roba tiempo. Mucho de ese contenido, sea el señor que me llama ‘fascita’ o el que me llama ‘rojo de mierda?, implica una pérdida de tiempo.

DAVID GISTAU: PERIODISTA

P. ¿Por qué se marchó?

R. Por varias razones. La primera porque es una pérdida de tiempo que repercute en tu vida diaria

LORENZO CAPRILE: MODISTA

P. Tiene una cuenta en Twitter, con dos tuits…

R. Es que Twitter no me interesa.

BELÉN RUEDA: ACTRIZ

P. Las redes no van mucho con usted…

R. Trabajo muchas horas y prefiero pasar el tiempo libre hablando con mis hijas, mis amigos, leyendo la prensa… Las redes te roban mucho tiempo

CLARA SÁNCHEZ: ESCRITORA

“No tengo ganas ni tiempo de trabajar gratis para las compañías que hay detras de las redes sociales”

También te pueden interesar estas noticias sobre redes sociales…

¿Qué va a pasar con Facebook?

Jack Dorsey, fundador de Twitter: “La tecnología amplifica las mentiras”

El fundador de Twitter visita el municipio más tuitero del mundo en Granada

Ligues, peligros y redes sociales

Reputación digital: los proscritos de la Red

Desfiguradores

También te pueden interesar más noticias sobre el abandono de las redes sociales…

Lorenzo Caprile: “Creo que hay un ego mal llevado en Twitter”

Lorenzo Silva: “En el último año y medio Twitter se ha vuelto más violento”

David Gistau: “Mucha gente usa Twitter para ligar”

Belén Rueda: “Las redes sociales te roban mucho tiempo”

Clara Sánchez: “No tengo ganas ni tiempo de trabajar gratis para las redes sociales”

Y además…

Echando más pan a los patos, por Arturo Pérez-Reverte

La vida ya no se vive, se tuitea, por Carmen Posadas