Cuando empieza el mundial de fútbol, se desata la fiebre por completar el álbum de cromos con los jugadores que participan. Por L. G.

Que Brasil es un país ‘forofo’ del fútbol es sabido, así que no es raro que sean grandes coleccionistas de cromos. Pero cuando empieza el mundial se acelera el proceso para completar el álbum en que aparecen todos los jugadores del evento. En un fin de semana se llegan a celebrar 250 encuentros de intercambio de cromos en ciudades de todo Brasil. Los hay que prefieren pegar los cromos fuera del álbum, como el aficionado de la foto de arriba, pero la fiebre va más allá.

Un álbum del Mundial de México 70 alcanzó el precio de 12.000 euros en una subasta

Antes del Mundial de Brasil, en Río de Janeiro atracaron un camión para robar 300.000 cromos y revenderlos. En Bolivia, un fabricante denunció hace unos días el robo de cientos de cajas de cromos del de Rusia. Y es que los álbumes no son solo cosa de niños. El más caro de la historia es uno de México 70 (cuando los empezó a fabricar Panini). Llevaba la firma de Pelé en la portada y se pagaron 12.000 euros. Un cromo de Maradona del Mundial de España del 82 no se encuentra por menos de 150 euros.