Esta abogada ,especializada en la defensa de hombres acusados de acoso sexual, trata de presentar a Harvey Weinstein como víctima para evitar que sea condenado a cadena perpetua. Por Ixone Díaz Landaluce

«Cuando interrogo a una mujer, tengo ventaja respecto a un hombre. Puedes ser un abogado excelente, pero, si atacas a una mujer con la misma beligerancia que yo, eres un matón. Si lo hago yo, nadie pestañea»…

Donna Rotunno no tiene reparo en reconocer sus métodos. De ahí su reputación de agresiva ‘bulldog’ de los juzgados. Esta abogada de Chicago, especializada en la defensa de hombres acusados de acoso sexual, trata de evitar que el productor Harvey Weinstein sea condenado a cadena perpetua por las acusaciones que dieron lugar al #MeToo.

Rotunno ha atacado a las víctimas y defiende que Weinstein «no es un violador», sino un «cabeza de turco». Asegura tener un «arsenal de pruebas» para demostrarlo. «Arrepentirte de haber tenido sexo con alguien no es lo mismo que una violación», ha dicho. Pero también ha cargado contra el #MeToo: «Los hombres ya no pueden ser hombres y las mujeres ya no pueden ser mujeres. Creo que las mujeres lamentarán el día en el que todo esto empezó».

Su estrategia es mostrar a Weinstein como víctima. “Lo usaron”

Su estrategia pretende lograr el más difícil todavía: presentar a Weinstein como la víctima: «La acusación dirá que Harvey es un tío poderoso que podía salirse con la suya y hacer lo que quisiera. Yo lo veo justo al revés.

Veo a Harvey Weinstein y pienso: ‘Este es el tío que tenía las llaves del castillo al que todo el mundo quería entrar’. Y todo lo que la gente hizo fue usarle, usarle y usarle». El productor y Rotunno sostienen que todas sus relaciones sexuales fueron consentidas.

El crimen y la pena

  • Más de 90 mujeres han acusado a Weinstein de acoso sexual o violación, pero la mayoría de los casos han prescrito.
  • El proceso solo juzgará dos casos: uno por acoso sexual ocurrido en 2006 y otro por violación en 2013.
  • Weinstein está en libertad bajo fianza de cinco millones de dólares y se enfrenta a 28 años de prisión, que podrían convertirse en cadena perpetua si se demuestra una «conducta depredadora» por su parte.
Foto principal: la abogada Donna Rotunno saliendo de la Corte Suprema de Nueva York. Detrás, empujando un andador, Weinstein. Dicen que ese paseíllo, donde el productor exhibió cierto patetismo (pero también las secuelas de una operación tras un accidente de tráfico), podría ser parte de la estrategia de Rotunno.

Te puede interesar

El perro guardián de los famosos

Judy Clark, la defensora de los indefendibles