Este es mi gato, Jeremías, que ha sido mi compañero de viaje durante este largo confinamiento. Fotografía y texto: Carlos Saura

El futuro es de los soñadores

Pienso que esta pandemia nos ha hecho valorar más la vida y cada día que sale el sol es una oportunidad que se nos da para seguir respirando. Mi padre solía decir algo tan elemental como. «Qué bien se está cuando se está bien». Hay un dibujito de Goya en donde una persona muy mayor se apoya en un bastón, debajo se lee. «Aún aprendo». El futuro es impredecible, incierto, pero lleno de posibilidades para los soñadores.

Te puede interesar

Frente a la pandemia… resilencia: la fuerza del grupo