Cuando se abra esta caja de madera el 13 de diciembre, sabremos quién será el próximo director de la Real Academia Española. Por Fátima Uribarri

Los académicos depositan en ella unas papeletas alargadas en las que figuran los nombres de todos ellos y de manera destacada el de su preferencia. Esta urna se usa desde mediados del siglo XX. Antes, para aprobar o denegar la entrada de nuevos académicos, se usaba otra curiosa urna de madera con dos orificios por los que introducir bolas blancas o negras. Aunque no consta en las antiguas actas de las elecciones, antes había lista de candidatos a dirigir la RAE. Ahora hay aspirantes, pero no de manera oficial.

También te puede interesar…

No siempre limpia y da esplendor, por Arturo Pérez-Reverte (03/10/2016)

Académicas de la lengua: las chicas de la Academia hacemos pandilla