El Museo del Prado presta veintitrés pinturas de Fernando Álvarez de Sotomayor, artista gallego destacado de la primera mitad del siglo XX. Por Suzana Mihalic

El autor: Fernando Álvarez de Sotomayor y Zaragoza (El Ferrol, 1875-Madrid, 1960)

Costumbrista e intelectual

fernando alvarez de sotomayor

Destacó por sus obras costumbristas, aunque la Galicia tantas veces retratada en sus lienzos -poblada de mujeres de mejillas sonrosadas y miradas melancólicas- a menudo era idealizada. Fue también muy académico y tuvo una intensa vida pública: entre otros cargos, fue profesor de pintura, director de la Escuela de Bellas Artes de Chile, director del Museo del Prado, alcalde de A Coruña y comisionado para recoger los lienzos del Prado depositados durante la guerra en Ginebra.

Fernando Álvarez de Sotomayor y Zaragoza. Ceres o Desnudo ©Museo Nacional del Prado

1. LA COMPOSICIÓN: EN DIAGONAL

El espacio está organizado en un esquema compositivo en diagonal que lo divide en dos partes. El peso visual recae sobre todo en la mitad derecha, donde se desarrolla la parte principal de la escena.
La obra, de grandes dimensiones, tiene un formato apaisado, pero hay un elemento vertical en el lado derecho: el tronco de un árbol que parece alterar el formato real, convirtiéndolo visualmente en un cuadrado.

2. LAS PINCELADAS: UN MAREMÁGNUM CON REMOLINOS

La obra es un maremágnum compuesto por todo tipo de pinceladas. Algunas de ellas son claras y académicas y otras se convierten en remolinos de trazos anchos, estrechos, rectos y curvados, todo a la vez. Mientras algunas pinceladas están realizadas con pasta de óleo espesa, otras apenas contienen pintura en el pincel, por lo que permiten entrever el fondo o dejan inacabadas muchas partes del cuadro.

3. LA FIGURA: UNA DIOSA DE AIRE BARROCO

La figura sigue el modelo de un desnudo renacentista, pero con el movimiento del Barroco. Su cuerpo, sutilmente tapado con una tela blanca, se apoya sobre materiales de lo más diversos. La cabeza descansa sobre el brazo levantado.

El rostro es quizá la imagen más realista de todo el cuadro. con las mejillas enrojecidas, los labios entreabiertos y las ojeras ensombrecidas, parece pintado al natural.

4. EL COLOR: GRANDES CONTRASTES

Los tonos suaves de los frutos situados en primer plano contrastan con el color carne de las figuras. Pero el mayor contraste lo da la superficie negra de detrás de la joven, enfrentada al colorido fondo de la izquierda, que representa un paisaje montañoso con colores alegres. La apertura azul clarita en el cielo transmite esperanza y futuro.

5. LA TEMÁTICA: MITOLÓGICA

Sotomayor -como solía firmar sus obras- era muy conocido por su pintura costumbrista gallega. No obstante, de entre los artistas de su tiempo, probablemente fue el que más trabajó la temática mitológica. Aquí representa a Ceres, la diosa de la agricultura, protectora de las cosechas, cuya imagen se relaciona con la idea de fertilidad y abundancia.

6. LOS ACOMPAÑANTES: DISTINTOS AMORCILLOS

Ceres está rodeada por amorcillos pintados de formas muy diferentes. El primero, de pie a su derecha y con uvas en la mano, parece una estatua de mármol; el segundo, también a su derecha con la cornucopia de frutas, tiene el rostro muy trabajado. El tercer amorcillo, sin embargo, es muy minimalista y parece el boceto de una figura inacabada.

PARA SABER MÁS

Museo de Belas Artes. Exposición permanente. A Coruña.