Carlos León protagoniza una gran exposición en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga que recorre cinco décadas de su producción. Por Manuela Giménez / Foto: Francisco de las Heras / Pototo Díez 

León fue uno de los introductores en España del movimiento de los 70 Supports / Surfaces, deudor del expresionismo abstracto americano: Pollock, Rothko… influencias que reconoce. También la del Greco

El uso del neón, de la pintura plástica y de la madera marcan las nuevas creaciones del destacado creador ceutí que, a sus 72 años, mantiene intactos su continuo afán de experimentación y uno de sus más personales sellos, inmume al paso del tiempo: el acto de pintar con las manos, sin mediación alguna.

La elección de los soportes (en esta última etapa utiliza sobre todo la madera) y sus manos, con las que pinta directamente, son dos pilares de su trabajo.

Carlos León, el arte de reinventarse a los 70 1

Carlos León, sin brochas ni pinceles.

Fruto de cinco décadas de trabajo, presenta ahora en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga su gran exposición Tomando distancia. En ella -que puede verse hasta el 26 de abril-, León y el comisario Fernando Castro Flórez han reunido más de cuarenta piezas de gran formato que revelan la evolución del artista en las últimas décadas.

Se incluyen, además, once obras inéditas realizadas en 2019 que muestran los primeros resultados del proceso de depuración y experimentación en el que León hoy se encuentra. «Concibo la elegancia como el arte de elegir bien -dice-. ‘El arte de convertir la angustia en delicia’, en palabras de George Bataille, constituye para mí todo un tratado de elegancia cuya vigencia verifico en mis procesos de trabajo».

Carlos León, el arte de reinventarse a los 70 2

«Cuando mi pintura es más abstracta y melancólica -explica Carlos León-, se vuelve azul y marrón».

Premio de la Cultura de la Comunidad de Madrid en Artes Plásticas en 2014 y con piezas en la colección del Museo Reina Sofía, León residió varios años en París y Nueva York. Desde 2002, reside en Torrecaballero, Segovia.

Te puede interesar

Juan Genovés: “Cuando un profesor le dice a un niño que al burrito le falta una pata, ya la ha jodido”