El fotógrafo Vernon Deck quería tomar una instantánea perfecta de un volcán en erupción. Por Fátima Uribarri

Estaba en la isla de Halmahera, en Indonesia, donde el Dukono lleva en erupción continua desde 1933. Su hermano Tobi y su amigo Maxi, buen conocedor de la zona, le dijeron que lo acompañaban. Y allá fueron. Hasta la falda del volcán viajaron en moto y después treparon durante cuatro horas hasta llegar al cráter, a 1300 metros de altura. Cargaron varias cámaras y un dron. Por suerte para ellos, el Dukono solo expulsaba ceniza, toneladas de ella: se hacía difícil respirar, se tiznaban los objetivos, pero obtuvieron imágenes impactantes como esta.

Te puede interesar

Volcán Dallol, el origen de la vida

Indonesia, un horizonte inquietante por un volcán