El verano pasado, el volcán Kilauea -el más activo de los cinco que hay en Hawái- entró en erupción destruyendo más de 700 edificios y obligando a evacuar a centenares de familias. Por E. F. 

La roca de Sigiriya: la batalla milenaria entre el volcán y el bosque

Ahora, los habitantes de Kapoho, una de las zonas afectadas, regresan a donde estaban sus casas con la esperanza de volver a levantarlas. Algunos de ellos  no ha dudado en plantar al menos un árbol de coco en su terreno. Incluso entre la lava, la vida encuentra un resquicio.

Te puede interesar

La locura de escalar un volcán en erupción