Es uno de los volcanes más grandes y activos del planeta y uno de los cinco que forman la isla de Hawái. ¿Su peculiaridad? Alberga en su interior un lago de lava permanente

En la lengua hawaiana, su nombre -Kilauea- significa ‘arrojar’ y alude a su frecuente derramamiento de lava.

La primera erupción documentada data de 1823. Desde entonces ha entrado en erupción varias veces. La actual erupción empezó el 3 de enero de 1983 y se mantiene hasta hoy, lo que la convierte en una de las más longevas del mundo. El aumento de su actividad en las últimas semanas ha provocado que se incrementen las alertas. Ahora ha entrado en una erupción explosiva, lanzando cenizas a más de 9 kilómetros de altura

Declarado Patrimonio de la Humanidad, es un importante destino turístico que atrae a 2,6 millones de personas al año. Los nativos lo consideran el hogar de Pelé, la diosa del fuego.

También te pueden interesar estos artículos sobre volcanes

Vivir a la sombra de un volcán

Volcán Dallol: entrada al inframundo

Tambora, el volcán que cambió la historia del arte