La Roca de Sigiriya, en pleno corazón de Sri Lanka, es el cuello de un volcán. Por Fátima Uribarri

Su nombre significa la ‘Roca del León’: a él está dedicada y dos garras monumentales flanquean la puerta de la fortaleza de su cima, levantada en el siglo V por el príncipe Kasyapa. Este ambicioso príncipe asesinó a su padre y obligó a huir a su hermano, el legítimo heredero. Las pugnas constantes acabaron con aquella dinastía. La roca, que custodia preciosas pinturas rupestres y los frescos de la fortaleza, resiste a 370 metros de altura sobre el bosque frondoso que la va cercando en un avance imparable.

Te puede interesar

Volcán Dallol, el origen de la vida

Un nuevo comienzo en las faldas del volcán Kilauea