Ciento setenta y cuatro temblores en un año, veinte de ellos como un terremoto -o más precisamente un martemoto- de magnitud 3 o 4. Por L. G. 

La NASA ha confirmado la intensa actividad sísmica del planeta rojo tras analizar los datos enviados por la sonda InSight (en la foto), que aterrizó en la Planicie Elísea en noviembre de 2018. Pero si estuviéramos en la superficie de Marte no llegaríamos a sentirlos, porque en la Tierra son ‘superficiales’, a menos de cinco kilómetros de profundidad, y en Marte se han detectado a unos cincuenta. En realidad podrían ser el resultado de alguna actividad volcánica interna. Si tanto movimiento puede ser inquietante para quienes ya piensan en instalarse en Marte, para los investigadores es, dicen, un gran estímulo. Demuestran que es un planeta activo.

Te puede interesar

Más indicios de vida en Marte