Tres astronautas regresan del Espacio y se encuentran un planeta distinto al que dejaron. Por E. F. 

Me sentiré más aislada en la Tierra que en el espacio», dijo la astronauta estadounidense de la NASA Jessica Meir al regresar de la Estación Espacial Internacional (EEI) el pasado 17 de abril. La suya fue la primera misión en volver a la Tierra tras la expansión del coronavirus. Otros astronautas regresaron con ella a un planeta muy diferente del que habían partido.

Meir y el ruso Oleg Skrypochka habían viajado a la EEI en setiembre de 2019, y el estadounidense Andrew Morgan, en julio. «Será difícil no abrazar a mi familia y a mis amigos tras siete meses allí arriba», dijo Meir, quien el año pasado también completó con Christina Koch la primera caminata espacial hecha solo por mujeres. «Saber de la pandemia desde allá ha sido surrealista -agregó-. Desde allí la Tierra se ve tan maravillosa como siempre y cuesta creer que tantas cosas hayan cambiado tanto en tan poco tiempo».

“Saber de la pandemia desde el espacio ha sido surrealista”, dice Meir

Los cambios han afectado también al operativo de recepción de los astronautas cuando estos vuelven de sus misiones. La cápsula en que regresan suele aterrizar en Kazajistán. Allí un equipo los recoge y lleva al aeropuerto más cercano para que vuelen a sus lugares de residencia, pero esta vez casi todos los aeropuertos estaban cerrados y hubo que buscar otras vías. En esta ocasión, además, el equipo de recogida se sometió a tests de COVID-19 y pasó una estricta cuarentena previa para no infectar a los recién llegados.

Foto: la cápsula en la que Jessica Meir (izda.) y otros dos cosmonautas regresaron al planeta aterrizó en Kazajistán el pasado 17 de abril.

Te puede interesar

Las curiosas y más desconocidas imágenes de los viajes espaciales de la Nasa