Rodolfo, en vez de poeta, es guionista de cine; Marcello, en lugar de pintor, es artista plástico; Mimí no es modista, sino estilista de moda… Por Fátima Uribarri

La versión de La bohème, de Giacomo Puccini, que dirige Emiliano Suárez transforma algunos matices, pero el principal de los cambios es el escenario: se representa en un garaje. Así se ha interpretado en Bilbao, Barcelona y Madrid. Y así se hará cuando esta Bohème llegue a Las Palmas de Gran Canaria, Valencia, Pamplona, Santander o Palma de Mallorca.

Opera Garaje ha logrado atraer a la ópera a nuevos espectadores; muchos de ellos, jóvenes

Forma parte de Opera Garage, un proyecto que «acerca la ópera a espacios alternativos», explica Emiliano Suárez. El espacio obliga a ciertas modificaciones: no hay coros ni orquesta. Es una «función clandestina en formato underground», dicen los responsables de Opera Garage. Y ha atraído a la ópera a nuevos espectadores; muchos de ellos, jóvenes.

Te puede interesar

Teatro Real, 200 años de polémica