Presente en cada vez más anuncios, programas de televisión, películas y pasarelas, la danza está más de moda que nunca. Damos una vuelta al mundo de la pasión por bailar de la mano de varias de las más grandes compañías de ‘ballet‘, al ritmo de sus bailarines. Tienen la palabra. Texto y fotos: Javier Ocaña 

Imagino que los primeros seres humanos, antes de hablar, bailaron. Emitirían ruidos. No lo sé. Tampoco sé si el Australopithecus bailaba, pero sí que no baila únicamente el ser humano: baila todo el mundo. Bailan los animales para seducirse unos a los otros. Baila… En realidad, todo en la naturaleza baila. Y a muy buen compás y con muy buen orden. Por eso no hay más catástrofes de las que podría haber. Imaginad en el universo… Todo baila, sí.

El ser humano empieza a bailar y sigue haciéndolo. Bueno… sigue haciéndolo, pero bastante peor. A mí me gustaba más antes, cuando la gente bailaba por necesidad y por el sentir de un pueblo, como en el Siglo de Oro español: bailaban en la Corte, se bailaba en un bautizo, incluso en las iglesias. Lo que pasa es que luego la propia Iglesia prohibió la danza y la expulsó de sus templos. La encontraba diabólica, porque todo lo vinculado con el cuerpo era mal visto y representaba al diablo. Pero a mí me gusta esa época, y me gusta mucho el folclore, que es realmente el sentir de un pueblo, aunque no se considere coreografía ni arte con mayúsculas. Luego cuando ya vienen la danza y el ballet, con Luis XIV, empieza a academizarse todo un poco más de lo deseable. Pero, bueno, yo estoy metido ahí, soy coreógrafo, pero me hubiese gustado más otra cosa, como cuando había danzas púnicas en las que los cónsules debían cantar y Luis XIV, bailar; ese tipo de danza que bailaban tanto el rey como el paisano, en las cortes y en las plazas. Ahora mismo, en cambio, la danza se está convirtiendo en una técnica sin más. son absolutamente increíbles los bailarines que están saliendo en la danza clásica, pero se le da más importancia a la técnica que al arte de la danza. Y yo prefiero el arte de la danza, siempre. Se necesita un atleta para alcanzar la técnica de la danza, pero un artista para ser un bailarín. Nacho Duato. Coreógrafo, director artístico del ballet del Teatro Mikhailovsky de San Petersburgo y jurado del programa ‘Prodigios’ en TVE.


Les Ballets de Monte Carlo

Maude Sabourin y Melih Mertel-Bailarina solista y cuerpo de baile

Magazine En portada La danza global 6

Puerto de Mónaco

Maude Sabourin: «Cuando empecé, tuve a los mejores maestros. Pero no aprecié lo buenos que eran hasta que pasaron los años y comprendí que, además de enseñarme, alimentaron mi alma».

Melih Mertel: «Mi padre no aceptaba la idea de que su hijo fuera bailarín. Hoy se enorgullece y, cada vez que me ve bailar, se le saltan las lágrimas».

New York City Ballet

Daniel Ulbricht-Bailarín principal: “La danza es la manifestación física de mi propia voz”

Magazine En portada La danza global 7

Salto junto al Queensboro Bridge, en Manhattan

«La danza me ha llevado por todo el mundo y me ha dado libertad para expresarme cada día. Llevo veinte años bailando y es como si no hubiera trabajado un solo día de mi vida. La danza es la manifestación física de mi propia voz. Sé que no podré bailar toda la vida, pero es algo que siempre estará en mí».

Ballet Nacional de Cuba

Sadaise Arencibia y Ari Fabre-Bailarines principales. “No sé vivir sin el ‘ballet’, aunque a veces es tan intenso que querría necesitarlo menos”

Magazine En portada La danza global 3

Habana Vieja, en Cuba.

«El ballet le da sentido a toda mi vida y me define como persona -dice Sadaise-. Pero también es un cúmulo de sentimientos encontrados. Es una experiencia tan intensa que a veces quisiera poder prescindir de ella. Pero ni sé ni puedo desprenderme de lo que me aporta».

Compañía Nacional de Danza

Cristina Casa y Esteban Berlanga-Bailarines principales de la Compañía Nacional de Danza“Bailo para inspirar a los demás, no para impresionarlos”

Magazine En portada La danza global 4

Con vestuario de la obra ‘Don Quijote? en los molinos de la Mancha, en Campo de Criptana

Cristina Casa: «La danza es mi manera de comunicarme con otros seres humanos. Me siento una privilegiada cuando soy capaz de transmitir emociones a través de los movimientos de mi cuerpo. Intento bailar para inspirar a los demás, no para impresionarlos».

Esteban Berlanga: «Bailar es caerte y levantarte. Es romperte de dolor y saltar de alegría».

Ballet Nacional de Canadá

Jillian Vanstone-Bailarina principal: “Se crean lazos muy fuertes entre los que bailamos”

Magazine En portada La danza global 2

Bailando frente al skyline de Toronto.

«El ballet es una forma de expresión, un desafío físico, el esfuerzo por conseguir la excelencia, la pasión… Pero después de treinta años se convierte, además, en un estilo de vida. Lo que como, lo que duermo, lo que hago para cuidarme, cómo paso mi tiempo libre. Todo gira en torno al baile, que es un arte fugaz, intenso, acaparador… Se crean vínculos muy fuertes entre los bailarines; son mi familia».

Joburg Ballet de Sudáfrica

Shannon Glover y Mahlatse Sachane-Bailarines principales: “El ballet me da la disciplina para perseguir otras metas en la vida”

Magazine En portada La danza global 9

Ballet en la Plumari Natural Reserve, en Sudáfrica.

Shannon Glover: «Para dominar tu oficio, debes ir un paso por delante de ti misma; y ser una esponja que lo absorbe todo».

Mahlatse Sachane: «Esta compañía le da oportunidades a jóvenes de entornos desfavorecidos, como es mi caso. El ballet me da la disciplina para perseguir otras metas en la vida. Si quieres conseguir algo, hay que trabajar duro».

Ballet Bolshoi de Moscú

Ksenia Abbazova-Bailarina solista: “No solo es arte, gracias a la danza también creces como persona”

Magazine En portada La danza global 8

‘Volando’ en la Plaza Roja de Moscú, frente a la catedral de San Basilio.

«El ballet no es solo una profesión, es vocación, superación… Ir creciendo cada día en lo artístico y como persona. ¡Y tengo el privilegio de bailar en el Teatro Bolshoi, que es un símbolo de Rusia! No conozco nada que se pueda comparar. Este se fundó en el siglo XVIII, en tiempos de la emperatriz
Catalina II. Por aquí han pasado las más grandes bailarinas, como la inolvidable Maya Plisétskaya».

Australian Ballet

Lana Jones-Bailarina principal: “Cuando se levanta el telón, es como si viajaras a otro mundo”

Magazine En portada La danza global 1

Danza frente al Downtown, en Melbourne.

«No hay nada como calentar detrás del escenario escuchando la melodía de la orquesta y sintiendo la anticipación de lo que se avecina, nerviosa, emocionada, vacilante… Al levantarse el telón, respiras hondo y te zambulles en la luz, la música y la historia, como si viajaras a otro mundo. Sientes que te dejas una parte de tu alma sobre el escenario. Con suerte, el público también lo percibe».

Compañía Nacional de Danza de México

Blanca Ríos y Argenis Montalvo-Bailarines principales: “Mi mayor reto es conciliar la familia y el baile. No es fácil”

Magazine En portada La danza global 5

Entre la gente de la plaza del Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México

Blanca Ríos: «Jamás pensé que podría llegar a ser primera bailarina. Es un sueño. Y una responsabilidad, porque otros jóvenes se fijan en ti. Mi mayor reto? ¡Ser madre y bailarina! Conciliar es difícil, pero ahora mi familia es mi motor».

Argenis Montalvo: «El ballet me cambió la vida. No basta con una técnica perfecta. La técnica sin sensibilidad no emociona».

ESTO NO ES UN MONTAJE

La danza global: una vuelta al mundo de la pasión por bailar al ritmo de principales bailarines

En la era de la posfotografía, dominada por los montajes y el Photoshop, el fotógrafo Javier Ocaña se impuso el reto de crear para XLSemanal retratos de ensueño sin trucos. Trámites, permisos, autorizaciones, lugares reales… «Hemos suprimido el tiempo y el espacio de la fotografía. Si se los devuelves -dice-, cualquier imagen es realmente posible»

Te puede interesar

Los bailarines de la Compañía Nacional de Danza