Valencia (1957). Soy coreógrafo y bailarín y participo en el jurado de ‘Prodigios’, el nuevo programa de TVE en el que compiten niños, de entre 10 y 15 años, en ‘ballet’ clásico, instrumento clásico y ópera. Por Virginia Drake / Foto y vídeo: Carlos Carrión

Los bailarines de la Compañía Nacional de Danza

Los bailarines de la Compañía Nacional de Danza

Con motivo del 40º aniversario de la Compañía Nacional de Danza, hablamos con cinco de sus bailarines sobre cómo viven su profesión y cómo esta afecta a sus vidas. Por Diego…

XLSemanal. ¿El jurado se emociona tanto o es parte del espectáculo?

Nacho Duato. Yo me emocioné mucho el primer día, luego me fui acostumbrando. Me sorprendí bastante porque creí que era más frío y distante.

XL. Tiene fama de ‘cañero’, ¿le ha tocado hacer el papel de duro?

N.D. ¿Lo dices porque digo lo que pienso? En vez de llamarme ‘cañero’, llama ‘hipócritas’ a los demás. Con los niños, nadie es ‘cañero’; si fuesen mayores, ya sería otra cosa: no les pasaría una.

XL. ¿Es muy estricto con sus bailarines?

N.D. Soy muy exigente, pero nunca riño a nadie ni levanto la voz. A quien no trabaja no lo miro, lo olvido y se va solo.

nacho duato baile

XL. Usted no fue un niño prodigio, empezó a bailar a los 18 años.

N.D. Yo sí era un niño prodigio, aunque no estuviera bailando, pero me da grima oír eso de ‘niño prodigio’, me parece un lenguaje televisivo.

XL. Cuando dirigió la Compañía Nacional de Danza (CND), se negó a bailar clásico.

N.D. No me negué. Dije que, si querían clásico, debían darme siete millones de pesetas más; si no, imposible. A los políticos no les interesa la danza: solo hay dinero para lo que les conviene. A la CND la metieron en las naves del Matadero, donde sacrificaban vacas y, por mucho que pintaran, olía a muerto.

XL. Sobrevivió a nueve ministros: 1990-2010.

N.D. Empecé con Semprún -el único político de izquierdas que viajaba, leía y era un intelectual- y dejé la CND con Ángeles González-Sinde.

XL. ¿El político de derechas es más culto?

N.D. Sí; porque casi todos vienen de familias bien. En tiempos de Franco, ¿quién viajaba e iba a los conciertos y al teatro? Eso de que los políticos de izquierdas son intelectuales es mentira. En el siglo XXI, esto ha cambiado un poco. Yo soy de izquierdas y, si me convencen, voy a votar a Podemos.

XL. Dice que Berlín (donde dirigió el Staatsballett) es muy provinciana.

N.D. Es la capital de la música, con ocho orquestas sinfónicas; pero la gente es bastante provinciana, conservadora, estricta, muy de derechas y te chillan si aparcas mal la bicicleta. Antes de la caída del Muro era más interesante. Ahora quieren igualar a París, Madrid o Nueva York, y para nada.

XL. ¿Aún le gusta bailar en las discotecas?

N.D. Fui mucho de los 38 a los 48, pero ya lo dejé: no me gusta hacer el ridículo.

XL. ¿Y recuerda cuando Miguel Bosé lo cogió para bailar en el vídeo de Superman?

N.D. Sí; y me ponía en la última fila porque yo bailaba mejor y era también muy guapo [ríe].

Desayuno: si no fuese bailarín…

nacho duato desayuno

 

«Por las mañanas, solamente tomo un caldo de pollo con arroz. Pero me gusta mucho comer y, si no fuese bailarín, estaría más gordito».

 

 

 

Te puede interesar

Víctor Ullate: “No me he hecho rico porque siempre reinvertí lo que gané. ¡Que me quiten lo bailado!”