Georgia del Sur, en el Atlántico sur, es conocida como ‘la isla de los pingüinos‘. Cada año, más de 300.000 ejemplares de esta ave marina se reúnen allí para criar a sus pequeños. Por P. O. 

Así que no es raro que los fotógrafos de naturaleza se acerquen a retratarlos. Uno de ellos, Carl Henry, de Houston, se encontró la escena de arriba por casualidad. Cerca de donde está enterrado el explorador de la Antártida Ernest Shackleton vio cómo tres pingüinos se acercaban a la iglesia. La imagen le hizo sonreír y pensó que lo mismo le pasaría al público. De hecho, ha sido finalista con ella en los Comedy Wildlife Photography Awards.