Apenas nada. Sobre todo, reposa. Con filamentos en lugar de escamas, el pez sapo peludo se mimetiza con las algas a la espera de un curioso, al que atrae moviendo su espina dorsal. Por E. F. 

Le da igual si el inocente es un crustáceo, otro pez sapo o un animal del doble de su tamaño. En cuanto su presa se pone a tiro, él la engulle aspirándola en 6 milisegundos. Para ello, aumenta la cavidad de su boca hasta 12 veces y cierra luego el esófago con un músculo que impide que su víctima huya. Existen hasta 47 especies de pez sapo -miden de 5 a 40 centímetros- y están cubiertas de púas y verrugas para ocultarse en esponjas, corales o rocas.

Te puede interesar

El punto débil del pez más pesado del mundo