Las llamas tiñeron de negro 6,3 millones de hectáreas de Australia. Pero esa oscuridad está cambiando. Por Fátima Uribarri

Incendios en Australia: huir del infierno

Tenaces brotes verdes colorean ya los paisajes devastados. Se trata sobre todo de hierbas autóctonas, enriquecidas por los ricos nutrientes de las cenizas, que asoman su verdor entre la negritud. Es una muestra de la poderosa fuerza de la naturaleza. Los árboles utilizan diversas técnicas de supervivencia y resurrección. Unos, como los alcornoques, se escudan en sus gruesas cortezas, que hacen de capa protectora. Otros, como los eucaliptos, cuentan con lignotubérculos, unos engrosamientos en las raíces que contienen sustancias de reserva y yemas latentes que brotan cuando las llamas se han ido.

Te puede interesar

Los zorros voladores perjudicados por los incendios en Australia