Tras el rapapolvo de una feminista, la política prioriza en su perfil sus logros profesionales a su papel como esposa. Por Fernando Goitia

Su biografía de Twitter, ese pequeño texto que le presenta ante las ‘visitas’, tiene más relevancia de la que usted imagina. Pregúntele, si no, a Hillary Clinton, que la modificó hace unas semanas tras recibir un rapapolvo por parte de una célebre feminista. La escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie compartió una mesa redonda con Clinton -de promoción con un libro que revisa su campaña presidencial- en el festival literario PEN World Voices, y le lanzó un: «En tu cuenta de Twitter, la primera palabra que te describe es ‘esposa’. Cuando lo vi, me sentí molesta -apuntó la autora de Medio sol amarillo-. Y, al mirar la cuenta de tu esposo, vi que no ponía ‘marido’».

“Tu marido en su cuenta ni siquiera se define como esposo”, le dijo la activista

La escritora incluso le propuso presentarse con un rotundo: «¡Podría haber sido una presidenta estupenda!». Poco después, la cuenta de la mujer que más cerca ha estado de la Casa Blanca anteponía a su condición de esposa «candidata demócrata en 2016, secretaria de Estado, senadora, icono de cabello y madre».

También te pueden interesar estos artículos sobre Hillary Clinton…

Hillary Clinton: “Todos los días me pregunto cómo pudo pasar”

Hillary Clinton: “Como mujer, no me arrepiento de nada”