La luz LED que irradian los dispositivos electrónicos y las lámparas de nuestras casas contiene luz azul, y no es nada buena. Quieres saber cómo nos afecta.

 Los peligros para la salud que esconde la luz LED

ALTERA EL SUEÑO

La luz azul inhibe la melatonina, la hormona del sueño. Por eso, la luz del sol es menos azul conforme pasa el día, para que durmamos mejor.

CRONODISRUPCIÓN

La exposición durante la noche a fuentes de luz artificial confunde al organismo y provoca una alteración de nuestros ritmos circadianos o ciclos de sueño, lo que se conoce como ‘cronodisrupción’.

ENFERMEDADES

Varios tipos de cáncer, diabetes, trastornos neurodegenerativos, enfermedades cardiovasculares y obesidad pueden ser inducidos -al menos parcialmente- por la cronodisrupción.

DAÑO OCULAR

La luz azul puede provocar daños en el ojo; en contraposición, la luz roja tiene efectos beneficiosos, incluso estimula la supervivencia de las células de la retina.

GAFAS ESPECIALES

Se están creando gafas con filtros que bloquean la luz azul (potencialmente nociva) y la convierte en luz roja (beneficiosa para el sistema ocular).

OSCURIDAD FATAL

No conviene utilizar dispositivos electrónicos con la luz apagada porque se dilatan las pupilas y entra más radiación lumínica en los ojos.

Te puede interesar

Contaminación lumínica: el mundo se queda sin noches