Desde niño, el francés Grégoire Pfennig -hoy, de 24 años- ha completado el cubo de Rubik con tanta facilidad que el invento se le ha quedado pequeño, así que lo ha ampliado con nuevas formas y complicaciones… Por Fátima Uribarri

Ha creado 130 prototipos. Hay prismas pentagonales; octaedros; el cubo más grande del mundo, con 6135 componentes; y el más difícil: un dodecaedro con 60 engranajes. Dice Pfennig que no es para tanto: «Una vez que sabes cómo se resuelven estos puzles, siempre es igual».