Aplicado a la economía, un ‘cisne negro’ es un suceso que ningún analista había tenido en cuenta. Los expertos señalan varios desequilibrios en la actualidad como desencadenantes posibles de una próxima crisis. Por Carlos Manuel Sánchez 

 ¿Qué te parecería recibir 7500 euros del Gobierno?: la nueva receta contra la crisis

1. BANCA EN LA SOMBRA

El FMI alerta de que la llamada ‘banca en la sombra’ -fondos de inversión, capital riesgo…- está esquivando los tipos de interés negativos con inversiones cada vez más temerarias en start-ups, ‘unicornios’, bonos griegos… Estas entidades fueron las grandes beneficiadas de la crisis, al aprovecharse del dinero ‘gratis’ prestado por los bancos centrales para crecer. Son tan grandes -en Europa, el sector se ha duplicado en diez años, y supera los 40 billones de euros- que si alguna cae y arrastra a otras el descalabro causaría un impacto sistémico.

2. ‘EMPRESAS ZOMBIS’

Neil Dwane, de la aseguradora Allianz, señala que los bajísimos tipos de interés y las inyecciones de liquidez de los bancos centrales han ayudado a consolidar ’empresas zombis’, cuyos beneficios provienen de la ingeniería financiera, no de la producción de bienes y servicios, pues no son competitivas. Es una paradoja: pierden dinero con los productos que venden, pero lo compensan, e incluso ganan, especulando en los mercados financieros. «Japón ha sufrido este fenómeno durante 30 años y los Estados Unidos y Europa parecen estar siguiendo un camino similar». Esto lastra a otras empresas que podrían ser rentables. Y no permite que la economía se depure.

3. ‘VILLANOS’ TECNOLÓGICOS

La analista Rana Foroohar señala en el Financial Times que las grandes tecnológicas «se han hecho tan poderosas que se creen con derecho a funcionar con sus propias reglas, como la banca antes de la crisis de 2008». Tributan lo que quieren y donde quieren, imponen los precios, expulsan a los competidores… Pero hay un desfase entre el dinero que captan (se han aprovechado de los océanos de liquidez por las políticas monetarias para salir de la recesión) y el rendimiento económico que dan o el empleo que reparten. Y se niegan a reconocerlo. «En todas las grandes caídas, los villanos son los héroes de la crisis anterior», sentencia Foroohar.

Te puede interesar

Los imposibles de la historia