La creación de un hospital en el recinto ferial de Ifema, con 5500 camas y una UCI, ha sido un impresionante ejercicio de solidaridad que quedará para la historia. Los hoteles también lo han dado todo. Y han cambiado de piel. Por Valentina Grao / Foto: Anna Surinyach/PHOTO COVID STORIES

• Marcas de guerra: los médicos y el coronavirus 

He visto al personal de mantenimiento con lágrimas en los ojos mientras plastificaban las camas y terminaban de adaptar una habitación. Los he visto agotados, terminando la transformación del hotel de madrugada porque al día siguiente recibíamos a los primeros pacientes y sanitarios. Nadie se hubiera imaginado una situación así ni en el peor de los sueños, pero nos queda la satisfacción de haber convertido nuestros hoteles en hospitales provisionales, que es lo más importante que nunca habremos hecho como empresa», afirma con orgullo Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá Hotels International.

Solo en la comunidad de Madrid se han adaptado 13 hoteles de diferentes cadenas, que han supuesto un alivio para el sistema público en un momento de máxima presión

La compañía medicalizó once de sus establecimientos en España. Por su parte, Kike Sarasola -fundador de la cadena Room Mate- fue uno de los primeros en poner a disposición de las autoridades sus hoteles como lugar de descanso del personal sanitario. «Están dando la vida en condiciones durísimas. Qué menos que volcarnos con ellos», recuerda.

Ifema y los hoteles mutantes 2

Los ciudadanos ovacionaron de forma espontánea la apertura del hotel Meliá Sarriá de Barcelona como hotel medicalizado. Siempre que es posible, el director del establecimiento les da la bienvenida a los pacientes en persona. Y se les regalan bombones o algún detalle. Foto: Getty Images

NH Hotel Group también acordó medicalizar su establecimiento de Parla para pacientes con sintomatología leve y para descanso del personal del Hospital Universitario Infanta Cristina, que está muy próximo… Solo son unos pocos ejemplos de iniciativas altruistas. Espontáneas y contagiosas. En total, y solo en la Comunidad de Madrid, se adaptaron 13 hoteles de diferentes cadenas, que supusieron un alivio para el sistema público en un momento de máxima presión.

Ofrecer un lugar seguro

Si España puede presumir de músculo es en el sector turístico, que roza el 15 por ciento del PIB nacional. Somos el país con mayor peso del turismo en su economía. Y, aunque se avecinan tiempos durísimos, los hosteleros ofrecieron sus alojamientos vacíos; inmersos como estaban, además, en una maraña de expedientes temporales de regulación de empleo que dificultaba aún más la situación. Se volvió a contratar a algunos trabajadores y otros muchos acudieron voluntariamente.

«La crisis que sucederá a la pandemia va a tener el mismo impacto que una guerra. Nos enfrentamos a la desaparición de una parte importante del tejido industrial de España, ya que pueden perderse 2,8 millones de puestos de trabajo», advierte Escarrer. Pero hay que hacer de tripas corazón. Y el gremio de la hostelería quiso contribuir a normalizar la vida ciudadana lo antes posible aplanando la curva de contagios.

Ifema y los hoteles mutantes 1

El hospital de campaña de Ifema, levantado en tiempo récord y con una capacidad sin parangón en España (5500 camas), fue posible gracias a un extraordinario esfuerzo solidario. Ikea donó colchones y ropa de cama. Foto: Getty Images

La idea era que los hoteles proporcionasen a los pacientes que debían pasar la cuarentena un alojamiento seguro y se preservase así la red de hospitales para los casos más graves. Dicho y hecho. Y también se dio a los sanitarios más expuestos un lugar donde dormir y descansar, sin tener que volver a sus casas y poner en riesgo a sus familias, o si se habían desplazado de otras ciudades. Tampoco se olvidaron de los trabajadores de otros servicios esenciales. Meliá, por ejemplo, acogió a maquinistas e interventores de Renfe, tripulaciones aéreas e incluso empleados de funerarias.

Todo por el bien común

Medicalizar un hotel en plena emergencia es un proceso complicado, explica una responsable del hotel Ilunion Atrium, que vivió en primera persona la metamorfosis de su establecimiento. Deben cumplirse unos requisitos de higiene, seguridad, desinfección y esterilización. Hay que esmerarse en la limpieza de las habitaciones y organizar la recogida de residuos biosanitarios peligrosos.

Ifema y los hoteles mutantes 4

La empresa Acciona suministra ayuda logística, de transporte y limpieza a diferentes hospitales, como el Ramón y Cajal, el Infanta Sofía o La Paz (en la imagen), donde ha llevado equipos de protección individual. Recoge medicación para enfermos de otras dolencias y se las lleva a sus domicilios para evitar que salgan y corran riesgos. Foto: Getty Images

Las salas de convenciones se convierten en vestuarios y almacenes. Se ponen en marcha la lavandería y la cocina. Se desmonta cualquier elemento superfluo de decoración, como butacas, minibar, cortinas… Y se quitan las moquetas, que son sustituidas por PVC, más fácil de limpiar. Buena parte del material, como almohadas y ropa de cama, no podrá volver a ser utilizado cuando el hotel retome la normalidad.

Por este motivo, las donaciones son tan importantes. Como lo fueron en el montaje casi de la noche a la mañana del hospital de campaña en el recinto ferial de Ifema, con 5500 camas y una UCI. Un impresionante ejercicio de solidaridad que quedará para la historia. Ikea entregó estructuras y ropa de cama, colchones, percheros y miles de sus populares lápices… «Nuestra máxima como empresa es mejorar el día a día de las personas y, en una situación sin precedentes como esta, cobra más sentido que nunca. Todos debemos poner nuestras capacidades a disposición del bien común. individuos, empresas, colectivos. La sociedad, en suma», explica Arturo García, responsable de Sostenibilidad de la firma sueca.

Las salas de convenciones de los hoteles se convierten en vestuarios. Se quitan las moquetas y se sustituyen por PVC, más fácil de limpiar. Buena parte del material, como la ropa de cama, no se podrá volver a utilizar

Ferrovial también participó en la instalación del hospital de Ifema. Y donó, además, 800 pantallas de protección para sanitarios de distintos centros de Madrid, Toledo y Guadalajara. Para su montaje, utilizó tecnología de impresión 3D y los elementos de sujeción de los cascos de obra usados habitualmente en la construcción. La firma ha anunciado a su vez la constitución de un fondo solidario con una dotación de hasta diez millones de euros. Ha levantado centros de test rápidos en Baleares. Ha puesto un servicio de televisión gratis para los ingresados por coronavirus.

Tiene a 16.000 empleados trabajando en servicios críticos, como la atención de líneas telefónicas de emergencias; o la limpieza y la desinfección diaria de hospitales y centros sanitarios que suman más de 40.000 camas. Y ha puesto en marcha una aplicación de móvil que atiende a posibles afectados.

Ifema y los hoteles mutantes 3

Ferrovial participó en la instalación y el montaje de equipos. Foto: Ferrovial

El cuidado prioritario a los mayores

La colaboración de Acciona, la empresa de gestión de infraestructuras, también fue decisiva en la puesta en marcha del hospital de campaña madrileño, con la instalación de gases medicinales para los enfermos. Es una de las numerosas iniciativas solidarias en las que ha participado, en colaboración con 75 instituciones y agentes sociales, como el reparto de comida a familias en situación de vulnerabilidad a través del Banco de Alimentos o la entrega a hospitales y centros de salud de un millón de redecillas desechables, que habitualmente se utilizan con el casco en los servicios de alquiler de motos eléctricas de la compañía, que están suspendidos mientras dure el estado de emergencia y las medidas de confinamiento sigan vigentes. Ha ayudado a transportar equipos de protección individual al hospital de La Paz. En el Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes presta a todo el personal acceso gratuito al servicio de vending y reparte fruta y otros alimentos gratuitamente. Ha reforzado sus servicios de ambulancia y ahora, además, lleva la medicación a las residencias de ancianos y a los domicilios de enfermos aquejados de otras dolencias que correrían riesgo de contagio si acudieran a recogerla en persona. La entrega se hace sin contacto físico con el enfermo.

Una de las claves de la puesta en marcha del hospital de campaña de Ifema fue la instalación de los gases medicinales para los enfermos

Esta y otras medidas de distanciamiento social deben contribuir a ir dejando atrás la pesadilla. Para entonces, Meliá ya ha anunciado que regalará 10.000 estancias de dos noches para dos personas a los profesionales sanitarios en cualquier hotel de la compañía por todo el mundo. «Todos hemos sido testigos de cómo se han desvivido por nosotros, en lo profesional y en lo humano», explica Escarrer. «Han estado en primera línea durante meses. Queremos darles las gracias de alguna manera cuando todo esto haya pasado».

Información sobre el coronavirus

Coronavirus: lo que sabemos que no sabemos

Fotografían al coronavirus: el verdadero rostro del asesino

Mapa del coronavirus en el mundo, en tiempo real

La solidaridad de los fogones contra la pandemia

Foto apertura: Esto ya no es un hotel. es un hospital. Está en Badalona y no fue fácil transformar-lo . «Fue como inventar algo -cuenta Yolanda Romero, coordinadora del reconver-tido hotel-. Como si me dijeran. ‘Yolanda, vamos a la Luna. ¿Qué necesitas?’. Pero si no he estado nunca en la Luna». Pese a ello, el Rafael Hoteles Badalona funciona ahora como un hospital. Foto: Anna Surinyah/PHOTO COVID STORIES