Hija de Melanie Griffith y Don Johnson, hijastra de Antonio Banderas, nieta de Tippi Hedren.. Dakota Johnson sabe bien lo que Hollywood puede hacerle a alguien. Es el resultado de crecer en el seno de una familia tan famosa como desestructurada. Por I.D./Fotos: Cordon y Getty Images

Dakota es la tercera generación de estrellas de su familia. Hija de Melanie Griffith y Don Johnson (y nieta de Tippi Hedren). Su padre, Don Johnson, ha estado casado cinco veces. Su madre, Melanie Griffith, tres, las mismas que su abuela Tippi Hedren. Fue Hedren, de hecho, quien presentó a Johnson a su única hija cuando esta tenía 14 años. Ocurrió en el rodaje de The Harrad Experiment, con otro actor, Steven Bauer, y tras su divorcio sufrió problemas con la cocaína y el alcohol.

En 1989, Johnson y Griffith se casaron por segunda vez y nació Dakota. Se divorciaron cuando la niña tenía cuatro años. Más tarde, ya casada con Antonio Banderas, Griffith sufrió una adicción a los analgésicos. No es extraño, pues, que de adolescente Dakota fuera ingresada en una clínica de desintoxicación. “Mis padres me pusieron en una posición en la que tuve que enfrentarme a cosas de adultos a una edad muy temprana”.

Privadísmo

  • Nacida en 1989, hizo su debut en el cine con diez años, de la mano de su padrastro Antonio Banderas, en Crazy in Alabama. En la cinta, además, ella y su hermanastra -Stella Banderas- interpretan a las hijas de Melanie Griffith.
  • Dakota tiene seis hermanastros: cuatro por parte de padre y dos por la de su madre.
  • El papel de Dakota en Cincuenta sombras de Grey no cayó bien entre algunos miembros de su familia. Don Johnson se disgustó mucho – reveló su abuela, la actriz Tippi Hedren-. “Él siente lo mismo que yo. Solo he visto el tráiler. Pero es todo lo que voy a ver”.
  • Melanie Griffith, su madre, que saltó a la fama en 1984 interpretando a una estrella porno en Body double, la apoyó públicamente. Eso sí, aseguro que no vería la película por expreso deseo de Dakota.
  • Sus padres, alegando que no era una gran estudiante, la enviaron a un internado católico en el norte de California. Dakota lo odiaba y terminó convenciendo a Don Johnson para que la dejara regresar a Los Ángeles.

Te puede interesar

Don Johnson: “A los 60 años hay mucho sexo y ligoteo”