La Coruña, 1966. Soy actriz. Estoy en el Teatro Maravillas con la obra ‘El reencuentro’, compartiendo escenario con Amparo Larrañaga en una comedia muy fresca y salvaje, cargada de humor negro. / Foto y vídeo: Javier Ocaña

XLSemanal. Empieza la función intentando clavarle un tenedor a su hermana.

María Pujalte. Es lo primero que pillé a mano [sonríe]. Después de esa primera escena, le contamos al espectador lo que ha pasado entre las dos para llegar a una situación así.

XL. Amparo Larrañaga es la hermana triunfadora, mientras que usted…

M.P. Bueno, este resumen es un truco para el público porque, al final, nada es lo que parece. Mi hermana tiene una vida ordenada, es una violinista de éxito, y yo irrumpo en su vida como un elefante en una cacharrería. Me aferro a ella porque es mi único flotador: lo he perdido literalmente todo y no tengo vida.

XL. ¿Seguro que se trata de una comedia?

M.P. ¡Seguro! Pese a estas cosas trágicas, nos lo pasamos muy bien y la gente se ríe bastante. Es una obra muy divertida y políticamente muy incorrecta.

Maria Pujalte Desayuno

XL. ¿En todas las familias cuecen habas?

M.P. Sí, aunque hay familias y familias. Muchas bien avenidas lo son porque se tiran los trastos a la cabeza y expresan sus peleas. Creo que la indiferencia es mucho peor que la pelea cotidiana.

XL. Dice que su padre, «humilde y decente», siempre la animó a hacer teatro.

M.P. Era un funcionario al que le gustaba mucho el teatro, incluso trabajó como actor con los salesianos. Su vida era muy convencional, pero él era tremendamente tolerante. Mis padres, los dos, tenían el alma muy abierta y entendían el teatro como un espacio de libertad.

XL. Y usted hizo doblaje durante diez años.

M.P. Fue el modo de acercarme a la profesión. No pude estudiar e hice lo que estaba en mi mano para independizarme. Con 18 años me fui a Santiago, contacté con otros actores y aprendí mucho.

XL. Tres personajes suyos han quedado en la retina del espectador. Mamen, de la serie Periodistas; Mónica, de Siete vidas; y Laura, en Los misterios de Laura.

M.P. Sí, y le tengo mucho cariño a los tres. Laura fue la última y la más corta, aunque la siguen repitiendo en varios canales. Nadie me dijo por qué terminó.

XL. Cuenta que las redes sociales no la seducen demasiado.

M.P. ¡Nada! Me gusta leer libros. No tengo Twitter ni Facebook y me he dado de alta en Instagram hace poco, porque mis compañeros me reñían; imagina… Siempre llego tarde a la tecnología: cuando todos usaban CD, yo seguía con los vinilos, y me resistí lo que pude al móvil. Soy muy perezosa para cambiar; pero es que, además, no me gusta dar opiniones deÿ todo. no las tengo. Y no necesito alabanzas ni insultos. Respeto mucho al público que va al teatro.

Desayuno: pura gasolina

Desayuno Maria Pujalte

 

«Tomo zumo de naranja, frutas con yogur, frutos secos y cereales; dos tostadas. una con miel o mermelada, y otra, con jamón o pavo. Y café sin leche».