Nací en Bérchules (Granada) en 1973. Soy tenor y el próximo 18 de diciembre presento en el Teatro Real ‘Concierto para Zapata y orquesta’. Algo muy serio con lo que nos reiremos. Por Virginia Drake / Vídeo y fotos: Javier Ocaña 

XLSemanal. Ya cantaba de niño, seguro.

José Manuel Zapata. ¡Sí!, era el niño cantor. Mi abuela me sacaba al patio para que las vecinas me oyeran. Era un niño viejo: los boleros y tangos de Gardel me encantaban.

XL. Pero estudió Geografía e Historia.

J.M.Z. Y lo dejé: una amiga me llevó al Coro García Lorca y allí me enamoré del Aleluya, de Händel. Luego vine a Madrid, a la Escuela Superior de Canto, pero no me adapté y me fui a Valencia, donde canté 8 años en el coro de allí.

XL. Y a los 30 debutó como solista.

J.M.Z. En el Teatro Campoamor, y todo fue vertiginoso: 3 años después cantaba en el Metropolitan de Nueva York, en el Real y en el Liceo.

XL. Y tras tantos esfuerzos y triunfos se convierte en un showman cómico…

J.M.Z. Porque soy humor y me gusta reír y hacer reír. Mi referente es Danny Kaye y en este concierto canto, dirijo, bailo y te cuento una ópera en cinco minutos.

jose manuel zapata

XL. Y tose en mitad de un aria, los músicos dejan de tocar para hacerse selfies y hablar por el móvil, abren bolsas de patatas… Y pone a Maneki Neko, el gato chino de la suerte, a dirigir la orquesta.

J.M.Z. Mi gato asistente hace una aparición estelar, pero solo un ratito por aquello de la explotación animal (ríe). La gente escuchará piezas de Strauss y Beethoven; la Marcha triunfal, de Verdi; una ópera de Rossini… ¡Todo bises!, pero desde una perspectiva muy diferente.

XL. Habrá quien piense que para reírse están las comedias. ¿No lo ponen verde?

J.M.Z. A todos nos ponen alguna vez verdes, pero me gusta no ir en la línea que otros quieren y hacer lo que me hace feliz. Es una forma de abrir las puertas para que entren aire fresco y gente nueva en la música clásica. Hay demasiados lomos plateados en las butacas y se nos acabarán muriendo. Hay que llegar a los jóvenes utilizando su lenguaje.

XL. ¡Y a otros precios!

J.M.Z. Es verdad que una butaca, sin ser estreno, cuesta unos 300 euros; pero también que la gente joven se gasta 200 para ver el Madrid-Barça. Es cuestión de prioridades.

XL. Por cierto, ha adelgazado tanto que parece que estoy ante la mitad de Zapata.

J.M.Z. He perdido 65 kilos por salud, pero también porque los directores de escena son bastante ‘gordófobos’ [ríe].

XL. Dice que es un friki. ¿Se lo dice todo?

J.M.Z. Es que soy muy friki, sí; hasta hago simulación aérea por las noches y bombardeo ciudades desde el ordenador. Pero, ante todo, soy tenor. Eso me acompañará hasta que me metan en la caja de madera.

 Desayuno: caliente, por favor

desayuno jose manuel zapata
«Un café muy caliente con leche entera muy caliente. Si está templado, me quiero morir. Una rebanada de pan de masa madre, tostadita, con aceite y tomate». «Un café muy caliente con leche entera muy caliente. Si está templado, me quiero morir. Una rebanada de pan de masa madre, tostadita, con aceite y tomate».

Te puede interesar

Hablamos con Pilar Jurado, presidenta de la SGAE