Una lectora nos mandaba este carta a la sección ‘El bloc del cartero’ de Lorenzo Silva

Antihéroes son todos los que cada día ponen un poco de orden a este caos. Héroes imperfectos, con los defectos de la gente común, que no buscan aplausos ni titulares. ‘Casi héroes’ que hacen realidad lo que antes parecía imposible. Médicos que atienden consultas por teléfono, administrativos que teletrabajan sin horario mientras sus críos pululan a sus espaldas, vendedores que llegan a nuestra casa de todas las formas posibles. Ignorantes somos todos: padres, alumnos, profesores, políticos, jefes, clientes, enfermos, médicos… Todos buscamos salir adelante, aprendiendo nuevas técnicas, herramientas y modos de seguir haciendo lo que sabíamos. A veces nos equivocamos, rectificamos y, si es posible, comenzamos de nuevo. Por ello, me resisto a dar la razón a los que dicen que la pandemia nos hará peores. Yo solo veo héroes y aprendices. Pero es cierto. Muy de vez en cuando salen voces que aprovechan esta situación para echar leña y buscar culpables (que no merecen ni su sueldo) a una crisis que por desconocida y grave nos tiene a todos perdidos, desanimados y, a veces, desamparados. Pero claro, todos los héroes y antihéroes tienen sus villanos.

Carmen Revuelta Fernández (Burgos)

Te puede interesar

Gente extraordinaria: siete héroes entre un millón