Una lectora  nos mandaba esta carta a la sección ‘El bloc del cartero’ de Lorenzo Silva

Según Eurostat, tenemos la tasa más alta de fracaso de la UE. Como profesora, compruebo que las estadísticas no pueden reflejar la frustración de miles de alumnos que dejan la secundaria sin cultura o la acaban a trompicones y, ahora, con titulito regalado. En solo cuatro décadas tenemos siete leyes de educación, aprobadas no para mejorar la cualificación de los alumnos, sino para ideologizarlos. La derecha y la izquierda deben repartirse las culpas, aunque esta última es la que ha hecho y deshecho más tiempo y según su interés particular. El Gobierno actual está cavando la fosa del fracaso con la Ley Celáa. Con prisas, de espaldas a padres y sin diálogo con los agentes educativos. Celáa oculta su rechazo a la educación concertada, la libertad y la excelencia y vende su ley como muy social, pero solo frenará el ascenso de los menos pudientes; los más cultivados saldrán adelante aquí y en el extranjero. Y crecerá el abismo social.

Esther Aparicio Ortega (Madrid)

Te puede interesar

Cómo va a ser la enseñanza tras la pandemia