Una postura yogui tradicional genera inquietud al ser vista como una nueva proclama a favor de la anorexia. Por L. G. 

Entre las extravagancias que suelen difundirse en las redes sociales, una de las últimas es el ‘alienyoga’. Mirando la foto es fácil entender lo que implica. flexionar y encoger el estómago de forma que la zona abdominal parezca la cara de un extraterrestre. La viralización de imágenes como esta se ha producido no tanto porque resulten ‘graciosas’ como porque son inquietantes.

El movimiento se llama ‘nauli’ y requiere cuatro acciones musculares

No está claro si es una sofisticada postura de yoga o una nueva apología de la anorexia. Desde luego, para hacerla, hay que estar delgado, pero en sí mismo este ‘contorsionismo’ es realmente un movimiento de yoguis experimentados y su práctica se remonta a siglos atrás. Tiene, de hecho, un nombre: nauli. Para ejecutarlo, los yoguis realizan cuatro acciones musculares, una vez exhalado todo el aire: un bloqueo tirando del abdomen hacia dentro y hacia arriba y una progresiva contracción -en tres fases- de los abdominales centrales, izquierdo y derecho. Suelen practicarlo incluso tras unos días de ayuno y, aseguran, es bueno para tonificar el hígado y el páncreas. Solo para expertos ‘monitoreados’. El resto, abstenerse.