Ya es el mejor deportista español de la Historia. Pero lejos de acomodarse, Rafael Nadal sigue buscando sus límites… Por Lukas Eberle

Cuando viajas en avión a Mallorca, te encuentras de bruces con el tenista nada más aterrizar. En el aeropuerto de Palma hay instalados unos expositores con folletos azules junto a las escaleras mecánicas. Su objetivo es atraer a los turistas a Manacor, al nuevo centro deportivo de la estrella del tenis.

Rafael Nadal, de 30 años, es uno de los profesionales de mayor éxito en la historia del tenis. Está considerado el mejor tenista de todos los tiempos sobre tierra batida. Y, ahora, el deportista español se acaba de construir en su ciudad natal un complejo deportivo pensado como centro de entrenamiento y academia de élite, donde los jóvenes talentos puedan madurar para convertirse en estrellas. La Rafa Nadal Academy es un internado con centro de tecnificación para 140 jóvenes, con edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. Tanto en las clases como en los entrenamientos es obligatorio hablar inglés.

Son las diez de la mañana cuando Rafael Nadal empieza su entrenamiento personal en la pista central. Golpea las bolas con fuerza, sus gemidos resuenan en todo el complejo.

Cuando dos bolas seguidas acaban en la red, exclama en mallorquín. «Ves-te n a prendre…», que se podría traducir como «vete a tomar…». Toni Nadal, su tío y entrenador, se encuentra detrás de él, con los brazos cruzados. «Más despacio le dice, espera más antes de jugar la bola».

Dos horas más tarde, Rafa Nadal viene a la entrevista con un refresco de cola y una bolsa de frutos secos.

XLSemanal. Si de niño hubiese ido a su academia de tenis, ¿habría ganado más de esos 14 torneos del Grand Slam que hoy tiene?

Rafael Nadal. No, pensar eso sería una temeridad. Y a los chicos tampoco les prometemos que vayan a ganar tal o cual título.

XL. ¿Qué les prometen entonces?

R.N. Que progresarán. Tenemos entrenadores con mucha experiencia, que antes han entrenado a profesionales como Carlos Moyá. Si las chicas y chicos aportan talento y ganas de trabajar, podrán llegar a ser campeones.

XL. La escuela de tenis más famosa es la IMG Academy de Florida, fundada por Nick Bollettieri, toda una leyenda del tenis. Andre Agassi y Serena Williams entrenaron allí. ¿Por qué el mundo del tenis necesita la academia de Nadal?

R.N. La academia de Bollettieri es una institución, pero creo que aquí vamos más con los tiempos. Cada chica tiene su carácter, cada chico tiene su cabeza. Los deportistas jóvenes tienen que madurar, mejorar su personalidad. Aquí, cada entrenador se ocupa de un máximo de tres chicos. Y muchos días yo estoy presente en los entrenamientos. Para mí es importante decirles que todos pueden ser una estrella, pero también que deben ser una persona.

XL. ¿Cómo se entrena a los jóvenes talentos?

R.N. La filosofía de entrenamiento la ha desarrollado mi tío, su idea de un buen entrenamiento de tenis es sencilla. tienes que intentar ganar tiempo.

XL. ¿Y eso qué quiere decir?

R.N. Todas las disciplinas deportivas están progresando continuamente, pero todas tienen una cosa en común. la velocidad aumenta. En el tenis es igual, la pelota cada vez va más rápido. Si quieres estar entre los mejores, necesitas una buena técnica y, lo que es aún más importante, un buen ojo. Si ves la pelota antes, tienes más tiempo para pensar cómo y dónde la vas a devolver.

XL. ¿Cómo se entrena el ojo?

R.N. Para los jugadores jóvenes es muy importante practicar otros deportes de pelota, como el baloncesto o el tenis de mesa. En la pista de tenis, el ojo se mejora mediante una especie de sobreexigencia. Le pondré un ejemplo. Andy Roddick, al golpear, consigue una velocidad de 220 kilómetros por hora. Si entreno con él todos los días, luego tendré ventaja frente a un jugador que solo mande la bola al otro lado de la red a 190 kilómetros por hora.

“En mi academia nadie verá a un chico tirando la raqueta con rabia. Si lo hace será solo una vez”

XL. Solo unos pocos chicos conseguirán dar el salto al tenis profesional. ¿Qué ocurrirá con los demás?

R.N. Aunque no lo consigan, esperamos que no se arrepientan de haber pasado por aquí. Intentamos trasmitirles aquellos valores que puedan necesitar en su vida, tanto si llegan a ser deportistas profesionales como si no.

XL. ¿Y cuáles son esos valores?

R.N. La honradez, el esfuerzo, la amistad… todo eso me marcó a mí.

XL. Muchos jóvenes se sienten atraídos por otras disciplinas deportivas, como el skate y el surf, que ya son olímpicas. ¿Por qué los niños de hoy tendrían que empezar a jugar al tenis?

R.N. Lo importante es que se muevan. Lo que el tenis prima es el respeto al rival, saber comportarse en el campo. A lo largo de un partido hay muchos momentos en los que estás sometido a tensión, en los que luchas contra ti mismo. El tenis es una escuela de autocontrol.

XL. Imagine que un alumno le dice: «Quiero ser el número uno, cómo lo logro?». ¿Cuál sería su respuesta?

R.N. Probablemente: ¡olvídate de eso!

XL. ¿Por qué?

R.N. Porque es muy difícil y porque convertirse en el mejor jugador del mundo no debería ser el único objetivo de un niño. Sería una actitud negativa, perjudicial. Al niño le diría. no pienses en el número uno, mejor intenta completar tu programa de hoy lo mejor que puedas, y ya veremos si algún día estás en el número uno o en el cien.

SYDNEY, AUSTRALIA - JANUARY 11: Rafael Nadal poses during the FAST4Tennis media opportunity at Circular Quay on January 11, 2016 in Sydney, Australia. (Photo by Brendon Thorne/Getty Images)

XL. Se suele decir que, para triunfar, hay que plantearse grandes metas…

R.N. Yo no me paro a pensar en cómo puedo ganar el Open de Francia del año que viene. Pienso a más corto plazo. pienso en mi entrenamiento de mañana, en lo que me gustaría conseguir en él. Es importante valorar los pequeños éxitos.

XL. Usted empezó a entrenar con su tío a los cuatro años. ¿Qué recuerda de aquella época?

R.N. Me enseñó muy pronto a golpearle fuerte a la pelota. Me decía: «Primero tienes que ser capaz de hacer eso, luego ya nos ocuparemos de que la pelota pase al otro campo».

XL. Una vez ganó un torneo juvenil en Sudáfrica. Había una fiesta de bienvenida organizada para su regreso, pero su tío la canceló y, en su lugar, programó una sesión de entrenamiento. ¿Le parecía mal celebrarlo?

R.N. Para él, el tema de la moral siempre ha sido muy importante. Cuando me dejaba la botella de agua en casa, no me permitía beber durante el entrenamiento. Su estrategia era enseñarme disciplina. Me convertí en un jugador que se entrega al máximo en los entrenamientos y que puede confiar en su fuerza de voluntad.

“No me importaría batir el récord de Agassi (número uno a los 33 años). Tengo pasión e ilusión para conseguirlo”

XL. ¿Qué nivel de severidad hace falta para formar a un jugador de categoría mundial?

R.N. Nuestro deporte no es matemático. Lo que funciona con un jugador puede ser un inconveniente en otro. Pero en esta academia tenemos una serie de reglas, si es a eso a lo que se refiere. No verá a ningún jugador joven tirando su raqueta con rabia. Y si lo hace, será solo una vez.

XL. ¿Hasta qué punto es usted un modelo para los jóvenes?

R.N. No usamos mi carrera como patrón. Hay jugadores que podrían aprender algo de mi forma de jugar al tenis, pero también hay otros que dominan algunas técnicas mejor que yo. Por ejemplo, en las clases teóricas, a los chicos les ponemos vídeos de Roger Federer y Novak Djokovic.

XL. ¿Cómo se levanta de la cama al día siguiente de haber jugado un partido de cinco sets?

R.N. Consigo levantarme, eso se lo aseguro. Pero noto que estoy cansado.

XL. Siempre se lo ha considerado un gladiador, mientras que a Roger Federer se lo ve como a un artista. ¿Ha sentido alguna vez envidia por su ligereza a la hora de jugar?

R.N. Evidentemente, me habría gustado tener algunas de las cualidades de otros jugadores, y de Roger también, por supuesto. Pero son muchos los talentos que cuentan. debes entrar en la pista con la actitud adecuada, necesitas tener la fuerza suficiente. Son capacidades que a otros jugadores también les gustaría tener.

“Las pelotas tendrían que volar más bajo. Al público no le gusta el tenis de golpes violentos, que todo sea ‘bum, bum, bum'”

XL. La superficie de las pistas de tenis se ha ido haciendo cada vez más lenta, los intercambios de golpes son hoy más largos. Y eso supone una sobrecarga para el cuerpo. ¿Cómo ve este cambio?

R.N. Antes también había intercambios largos de golpes, el punto se construía más despacio. Pero la diferencia es que hoy se le imprime mucha más fuerza al juego. Prácticamente todos los jugadores pueden hacer un golpe ganador desde cualquier posición. Las bolas vienen más rápidas. Si quieres alcanzarlas, tienes que frenar muy rápido o cambiar bruscamente de dirección. En esos momentos te puedes lesionar, es muy malo para nosotros.

XL. A los espectadores les gusta el juego rápido y espectacular.

R.N. Pero no les gusta que el tenis se limite a golpes violentos y fuerza bruta, que en la pista todo sea bum, bum, bum. El tenis es bonito cuando se puede ver la táctica, cuando los jugadores no se limitan a reaccionar, sino que pueden pensar y actuar.

XL. ¿Qué cree que tendría que cambiar?

R.N. Las pelotas botan muy alto, eso permite que se las pueda golpear desde arriba hacia abajo. Y eso las hace rápidas. Pero tendrían que volar más bajo, es una cuestión del material.

XL. Ganó a los 19 años el Open de Francia y, desde entonces, ningún jugador tan joven ha vuelto a ganar otro título en un torneo del Grand Slam. ¿Por qué ya no hay estrellas jóvenes en el tenis?

R.N. Nuestro deporte se ha vuelto más complejo. No siempre basta con jugar muy bien. Tienes que poder dar respuestas a todo y en todo momento. No puedes esconderte. Es algo que tiene que ver con la madurez, y esta solo se consigue con los años.

XL. Ha sufrido usted muchas lesiones esta temporada. ¿Piensa dejarlo?

R.N. No. Estaba bien preparado, habría podido ser un gran año. El hecho de que no haya ido bien no va a hacer que deje de seguir trabajando. El año que viene lucharé por lo importante.

XL. Andre Agassi volvió a ganar el Open de Australia en 2003, y a sus 33 años fue el jugador de mayor edad en alcanzar el número uno. ¿Va a batir su récord?

R.N. No me importaría. Tengo la pasión por el tenis y la ilusión que necesito para conseguirlo.

Nadal inauguró en junio la Rafa Nadal Academy en Manacor (Mallorca), su ciudad natal. Un lugar donde forjar campeones a partir del esfuerzo, la disciplina y la honradez; los valores que le inculcó su entrenador, su tío Toni Nadal.


LO QUE DICEN DE ÉL FUERA

El deportista global

Épica

La grandeza de los deportistas la definen sus rivales. A Nadal lo han hecho grande sus duelos. Y el partido épico por excelencia fue la final de Wimbledon de 2008 contra Federer, de la que se ha escrito incluso un libro. «Nadal ganó el mejor partido de la historia después de 4 horas y 48 minutos, la final más larga de Wimbledon. Cuando acabó, era de noche y la red eléctrica inglesa sufrió una sobrecarga masiva. los espectadores encendían la luz tras pasar la tarde pegados a la televisión» (Steve Tignor, Tennis Magazine). «Nadal ganó, Federer perdió, y todo el tenis, si no todo el deporte, ganó gracias a la calidad y el drama de una de las obras maestras del tenis de todos los tiempos» (Chris Bowers, BBC).

“París era una fiesta”

Su novena victoria en París puso en pie incluso a la reticente prensa gala. «Roland Garros es un Grand Slam que se disputa en tierra batida al mejor de cinco sets y en el que al final siempre gana Rafa Nadal» (L’Equipe). Para el resto del mundo no había dudas. «Nadal, en el noveno cielo» (The Telegraph, Reino Unido). «La novena sinfonía» (Olé, Argentina). «Rafa es el rey de la tierra» (Sport Illustrated, EE.UU.).