Dos hermanos brasileños se inyectan esteroides desde adolescentes para parecerse a Conan y Hulk. Por L. G.

Se llaman Tony Hulk Geraldo y Álvaro Conan Pereira, de 49 y 50 años, respectivamente, y se han estado inyectando esteroides y otros productos químicos desde hace más de tres décadas para estar lo más ‘fuertes’ posible. Estos dos hermanos de Río de Janeiro también se machacan en el gimnasio, claro está, y además siguen una estricta dieta.

“Antes éramos adictos. Ahora lo tenemos controlado”

Geraldo explica que come cada tres horas y Pereira, hasta cuatro veces al día. Antes de cada entrenamiento ingieren doce plátanos y seis huevos. Así han llegado a ser cómo son… Geraldo pesaba unos 49 kilos cuando era adolescente y Pereira, unos 70. Que estén poniendo en serio peligro su salud no parece preocuparles.

«Antes éramos adictos. Hoy no. Lo tengo bajo control. La gente de mi alrededor no me deja ir por el mal camino, y yo hago lo mismo con mi hermano. Él siempre quiere estar más grande, pero yo le digo que tenemos que ir con cuidado», reconoce Geraldo. Sobre si creen que su aspecto resulta atractivo, Geraldo admite: «A mi mujer no le gusta, pero yo estoy feliz conmigo mismo».

También te puede interesar este artículo sobre culturismo

El más cachas del ‘gym’