Proyecto Hombre: una lucha contra las adicciones

Cocaína, cannabis, drogas de síntesis… España lleva años a la cabeza del consumo de drogas en Europa. Un problema que conocen bien en la ONG Proyecto Hombre, que atiende cada año a más de 16.000 adictos. Como los que dan la cara en este reportaje. Por Carlos Manuel Sánchez y Maribel Izcue / Fotos: Nuria López Torres

«No ves la droga como un problema, la ves como una solución. Yo empecé a consumir cocaína con 18 años, cuando uno de mis hermanos se mató en un accidente de tráfico, y empeoró tras sufrir una historia de malos tratos. Me costó mucho abrir los ojos a la realidad: iba a perder a mi hija y a mi familia».

Inmaculada (Sevilla, 29 años) es una de las más de 16.000 personas que pasan cada año por una comunidad terapéutica de Proyecto Hombre, la mayor ONG española dedicada al tratamiento de la adicción al alcohol y otras drogas. Otras 65.000 participan en los programas de prevención. La asociación -que se define como aconfesional, apartidista y sin ánimo de lucro- cuenta con 27 centros y una plantilla de 1050 empleados reforzada por 2600 voluntarios. Los tratamientos están subvencionados y el paciente no está obligado a pagar, aunque se le informa del coste y puede hacer una aportación voluntaria.

Veinte años consumiendo

Para un adicto no es fácil dar el primer paso. Cuesta mucho reconocer que se tiene un problema y cuesta aún más decir «hasta aquí hemos llegado». Lo habitual es que se intente después de 20 largos años consumiendo, muchas veces presionado por la familia. La edad media a la que se ingresa son los 38. Y las recaídas están a la orden del día, pero también las historias de éxito. En 2016 recibieron el alta 3165 pacientes.

Las comunidades terapéuticas (permanencia en un centro las 24 horas del día), convertidas hoy en uno de los modelos de tratamiento más extendidos, se proponen la dura tarea de restaurar la dignidad de la persona, atendiendo a sus necesidades biológicas, psicológicas y sociales.

Ya se intentó algo parecido durante la Segunda Guerra Mundial en Inglaterra, aunque sin demasiado éxito, cuando algunos psiquiatras militares comenzaron a hacer terapia de grupo con soldados aquejados de neurosis traumática con el fin de devolverlos al combate. Fue, sin embargo, la figura carismática del italiano Mario Picchi -fundador del Progetto Uomo en Italia, organización precursora de la española- la que sentó las bases de una manera integral de enfrentar las adicciones en la que la unión hace la fuerza. Eran los años cincuenta.

La plaga de los ochenta

Proyecto Hombre comenzó a funcionar en España en 1984, cuando la heroína hacía estragos. El usuario solía vivir en la marginalidad, acumulaba antecedentes delictivos y tenía patologías infecciosas por haber compartido jeringuillas. Ese perfil ha ido mutando con el tiempo. Hoy lo más común es que los adictos estén integrados socialmente; en particular, los cocainómanos. También hay adictos muy jóvenes que consumen drogas de síntesis; madres con hijos que han nacido con el síndrome de abstinencia; y también ludópatas y chavales enganchados a las nuevas tecnologías (en 2016 se atendió a 278). No obstante, el perfil del usuario de Proyecto Hombre es el de un varón (el 84 por ciento), casado y con empleo.

También hay jóvenes adictos a las drogas de síntesis; ludópatas y chavales enganchados a las nuevas tecnologías; y madres cuyos hijos nacen con síndrome de abstinencia

También ha cambiado la mentalidad hacia las drogas. En los ochenta causaban gran alarma social, pero hoy se ha difuminado la sensación de peligro, pese a que España se mantiene año tras año en los puestos de cabeza del consumo europeo.

Según el último Informe europeo sobre drogas, del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías, somos el segundo país que más cocaína consume, el cuarto en cannabis y el sexto en anfetamina y metanfetamina. Hábitos tóxicos que en 2015, últimos datos del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, causaron la muerte a 600 personas en nuestro país por sobredosis y reacciones agudas a sustancias psicoactivas, con una edad media de 44 años.

Ni sentir ni padecer

Para salir del bucle de la adicción, hay que abordar los motivos que llevan al consumo de drogas. Por eso, la terapia se estructura en tres niveles. Primero se aborda la actitud y la relación con los demás; después, la gestión de sentimientos y emociones, que el adicto suele tener olvidadas -«Te acostumbras a no sentir ni padecer», dice Judith, una paciente-; y en el tercero se afronta el pasado. Todo ello sin plazos. «El que se pone fechas aquí va mal», cuenta otro. Superados estos tres escalones, llega la hora de intentar la reinserción social.

La terapia tiene tres niveles. Se aborda la actitud y la relación con los demás; luego, la gestión de sentimientos y emociones; y, tercero, se afronta el pasado. Sin plazos

José Manuel, de 42 años, es alcohólico, divorciado y padre de tres hijos. El último verano trabajó de camarero por el día y dormía en la calle por la noche. Estuvo tres meses en prisión. «Esto es más duro que la cárcel -explica-. Por algo muy sencillo. aquí no hay puerta. Si digo que cojo la mochila y me voy, me dirán: ‘Pues vale’. Si te quedas, es porque quieres desengancharte. Es una decisión libre. Aquí aprendemos a responsabilizarnos de nuestras acciones».

También te pueden interesar más artículos sobre drogas…

LSD: aumenta el consumo de drogas para incrementar la productividad

Fentanilo, la droga que ha puesto en jaque a Estados Unidos

Spice, la droga silenciosa

Cada guerra, su droga

El alucinógeno de moda que se expande por España