El tratamiento de las alergias alimentarias es, en principio, simple: los pacientes deben mantenerse alejados de las sustancias ante las que reaccionen. ¿Cuáles pueden ser esos alimentos?

El médico puede diagnosticar estas alergias mediante el llamado “test de provocación”. El paciente toma, bajo estricto control facultativo, diferentes dosis del alimento sospechoso para comprobar la reacción del organismo. Los doctores pueden determinar así si existe o no una alergia al cacahuete o los cítricos, por ejemplo, y en qué cantidades resultan problemáticos.

Estos son algunos de los desencadenantes de las alergias, donde se encuentran y cuales son los alimentos por los que se pueden sustituir:

Polen. Presente en: miel de polen, cereales. Sustituible por: sin sustituto

Pescado. Presente en: no solo en las piezas de pescado en sí, sino también en huevos de gallina y aves (la harina de pescado se usa, entre otras muchas cosas, para elaborar los piensos avícolas). Sustituible por: sin sustituto

Carne. Presente en : todos los tipos de carne pueden desencadenar una alergia: carne de vaca, cerdo o ternera, aves (ver Pescado), carne de caza. Sustituible por: generalmente no existe una alergia a todos los tipos de carne a la vez. Se puede sustituir por una carne que se tolere bien

Verduras, frutos de cáscara. Presente en: productos elaborados como salsas, caldos de verdura y carne, especias. Sustituible por: sin sustituto.

Proteína de los cereales: Presente en: productos de repostería, pan, pasta, rebozados, productos elaborados como sopas, salsas, platos de verdura, dulces. Sustituible por: generalmente, la alergia es a un tipo de cereal concreto; se puede sustituir por otra variedad.

Especias, hierbas. Presente en : mostaza, curri, mezclas de especias, productos elaborados; también son habituales las alergias de contacto en el caso de hierbas, ajo, canela y vainilla. Sustituible por: detectar el desencadenante exacto de la alergia es complicado. El mejor método es seguir una dieta de prueba.

Glutamato. Presente en: especialmente habitual en la cocina china, conservas. Sustituible por: sin sustituto.

Levadura. Presente en : productos de repostería, panes, galletas, quesos, yogures, productos cárnicos, rebozados, cerveza, vino, mosto, bebidas de malta y productos dietéticos. Sustituible por: productos sin levadura.

Fruta. Presente en: fresas, cítricos; habituales también las alergias de contacto a los cítricos. Sustituible por: sin sustituto.

Leche fresca. Presente en : leche fresca. Sustituible por: leche de soja, leche cocida.

Moho. Presente en: pan, harina, fruta, verdura, nueces, quesos, vinagre, vino, cerveza. Sustituible por: en función del individuo.

Soja. Prensente en: productos de repostería, margarinas, salsas, productos para diabéticos, platos preparados. Sustituible por: productos sin soja.

Proteína de la leche. Presente en: productos lácteos, cremas, quesos frescos, quesos curados, mantequilla, fiambres, margarina, pan, productos de repostería, chocolate, dulces, huevo. Sustituible por: leche de soja, productos de soja, mantequilla clarificada, aceites vegetales (aceite de cártamo y girasol) , quesos y grasas de cabra y oveja.

Nueces. Presente en: nueces, cremas para untar, dulces como el mazapán, chocolate. Sustituible por: sin sustituto.

Huevo de gallina, proteína del huevo. Presente en: pastas, productos de repostería, mayonesas, huevos, fiambres, productos cárnicos. Sustituible por: productos a partir de soja, harina de soja como aglutinante.