Letizia Battaglia fue la única mujer que retrató la época más cruenta de la Costa Nostra, cuando cubría hasta cuatro asesinatos al día. La fotógrafa de la mafia por excelencia.

Ahora, con 84 años, Letizia Battaglia vive en Palermo, ciudad donde nació y de donde solo ‘huyó’ dos veces. Una, a los 37 años, cuando abandonó a su marido para irse a Milán con sus tres hijas e iniciar una nueva vida (se había casado con 15 años para salir de la casa familiar, pero pronto descubrió que la libertad no era el matrimonio). Allí vivió un par de años y se hizo periodista. Y la segunda vez fue para refugiarse en París por una depresión cuando en Palermo ganó Berlusconi por mayoría absoluta en 2001. No podía entender que, después de lo que había sufrido la ciudad y de implicarse ella misma en política (fue asesora de medioambiente con una alcaldía de centro-izquierda), sus conciudadanos optasen por el populismo. «Luego volví, me resigné. No soy capaz de dejar Palermo. Es como cuando tienes un familiar enfermo; no puedes abandonarlo».

Letizia dispara a la Mafia 2

De eso y más habla en el documental Shooting the mafia, (en febrero, en Movistar+) en el que, pese a todo, se define como optimista. «Yo siempre espero que cambie algo».

 Te puede interesar

Vivian Maier, la fotógrafa invisible