En las islas Lofoten, al norte de Noruega y dentro del círculo Ártico, la temperatura ambiente nunca es muy ‘acogedora’, pero eso no impide que sea una apreciada localización para los surfistas. Por E. F. 

Sus olas son buenas para las tablas… siempre que no se congelen. Esta primavera arrancó a 13 grados bajo cero, pero el agua estaba ‘caliente’ por comparación: 4 grados… Una estupenda tarde para el surf.

También te puede interesar este artículo sobre surf

Un arrecife sanguinario: 5 muertos en los últimos años