No es el título de una película, sino el apodo de Melody Hames. La barbera de caballos vive en Bury, cerca de Mánchester, y lleva un lustro ganándose la vida con su marca Horse Barber. Por Fernando Goitia

«Empecé a rasurar caballos con 9 años y ahora es mi medio de vida», cuenta Hames, de 32. Sus encargos más habituales son los rasurados sin estridencias para despojar de pelo a los equinos con la llegada del verano, si bien son sus creaciones temáticas las que la han convertido en toda una celebridad. «Viajo por todo el mundo creando cortes creativos», añade.

Entre sus obras más celebradas figuran caballos convertidos en alegorías de la Primera Guerra Mundial, de Juego de tronos, de Alicia en el País de las Maravillas o, como el de la foto superior, de las tribus nativas de Norteamérica. Obras que esta barbera puede tardar hasta diez horas en completar.

Te puede interesar

Peluquería extrema para perros