Se llama Jim y es un bebé gibón de dos meses. Este primate ha nacido en el zoo de Almaty, en Kazajistán. Por Fátima uribarri

Es una estrella: esta imagen lo ha lanzado a la fama porque ha sido seleccionada por la agencia Reuters como una de las mejores fotografías de animales de 2019. Jim se abraza a su oso de peluche. Quizá tiene frío: el hábitat natural de los gibones es el de la selva tropical lluviosa del sudeste de Asia, mientras que en Kazajistán las temperaturas son extremas. Cuando sea mayor, Jim se trasladará balanceándose con sus largos brazos desde las ramas de los árboles, será monógamo y chillará con gran potencia el peculiar cántico territorial de los gibones. Ahora parece él mismo un tierno peluche.

Te puede interesar

Las mejores fotografías de animales en peligro de extinción

Animales que ‘renacieron’ en los zoos