Crecido en Texas y en Ohio, tiene 57 años. Tres veces nominado al Oscar. Woody Harrelson dirige ‘Lost in London’, inspirada en una ajetreada noche que acabó con sus huesos en el calabozo. Vive en Maui (Hawái) con su mujer y las tres hijas del matrimonio. Por James Marriott

Hawái, el paraíso de los famosos

XLSemanal. ¿Qué le diría al Woody Harrelson veinteañero que empezaba en el cine?

Woody Harrelson. Que echase un poco el freno, que no fuese tan acelerado por la vida. Cuando entré a trabajar en la serie Cheers, era un muerto de hambre; entonces comencé a ganar mucho dinero y a ser el centro de atención. Fue una época muy loca. Era muy fácil perder la cabeza.

XL. ¿Puede contar alguna anécdota de entonces?

W.H. Una vez estuve cenando con Donald Trump. Su futura esposa también estaba sentada a la mesa, pero apenas dijo palabra. Lo mismo que yo. Trump hablaba por los demás, no paraba de ‘largar’.

XL. ¿Qué impresión le dio el que ahora es el presidente de su país?

W.H. Pensé que en la vida había conocido a un hombre tan narcisista. Más tarde me pareció curioso que tantas personas -muchas de ellas, marginadas por la sociedad- lo viesen como el salvador de la patria: estamos hablando de un narcisista redomado, interesado solo en el dinero y los negocios.

“Una vez estuve cenando con Donald Trump; no paró de hablar. Un narcisista redomado”

XL. ¿Qué es lo que más le gusta de su personalidad?

W.H. Creo que la empatía que siento por todo el mundo; las personas me importan.

XL. ¿Y lo que menos?

W.H. Que a veces soy demasiado cauteloso y desconfiado…

XL. ¿No son dos cosas un poco contradictorias?

W.H. Es paradójico, sí. Son los polos opuestos del mismo espectro. Supongo que es una reacción natural porque siempre me encuentro rodeado de mucha gente, pero no me gusta esa tendencia que tengo a veces a cerrarme ante los demás.

XL. Si no fuese actor, ¿a qué se habría dedicado?

W.H. Sería modelo. ¡Lo digo en broma, claro! No sé para qué más sirvo. De joven trabajé como camarero… y era un desastre. Aunque eso de servir mesas a veces tiene su aquel, hay restaurantes de lujo en los que puedes sacarte un ‘pastón’.

XL. ¿Es usted de los actores que se preocupan mucho por su aspecto?

W.H. Ya no me esfuerzo en ser guapo. He conseguido olvidarme de mi aspecto, y es un alivio.

XL. Está usted casado con Laura Louie (empresaria). ¿Que no se dedique al espectáculo ayuda a la pareja?

W.H. Mi mujer se encarga de recordarme que no estoy solo. El mundo del espectáculo es muy extraño, a veces surreal, y resulta fácil olvidarte de la suerte que has tenido, de lo muy bien que vives en comparación con los demás. Mi mujer me ayuda a ver las cosas con claridad, a dar las gracias por lo que tengo.

XL. Tiene usted cuatro hijas (una con su primera pareja). ¿Cómo es su relación con ellas?

W.H. Si eres padre, lo más importante del mundo es estar con tus hijas. Me arrepiento de haberme ausentado de su lado por trabajo. Hubo casos en los que no tuve más remedio, pero otras veces tendría que haber dicho que no a proyectos para quedarme en casa con ellas.

XL. He leído que es usted muy competitivo…

W.H. Sí, soy competitivo, pero no en mi trabajo como actor. Si a otro le va muy bien, por mí perfecto. Gore Vidal dijo: «Cada vez que un amigo tiene éxito, me muero un poco». Es una actitud que no comprendo. Si a un amigo mío le va bien, yo me alegro.

XL. ¿Por qué vive en Hawái?

W.H. He encontrado la felicidad allí. Recuerdo que, hace tiempo, un amigo iba a marcharse de Hawái, de regreso al continente, y alguien comentó: «Bueno, por fin vuelves al mundo real». Mi mujer interrumpió y dijo: «No, de eso nada, el mundo real es este». La pura verdad.

XL. ¿Qué es lo que más le gusta de vivir allí?

W.H. La gente es tranquila y la relación con los demás es amistosa. Las personas tienen claro que lo mejor que puedes hacer es pillar una ola estupenda con tu tabla de surf… En Hawái vives la mar de bien.

PREGUNTA A BOCAJARRO

Es conocido por su intensa vida nocturna.

Puedo salir cincuenta noches seguidas. Me encanta la compañía de la gente. Soy muy sociable. Pero, cuando empiezo un nuevo rodaje, me gusta estar solo, a mi aire. Entonces puedo ser una persona bastante solitaria.

Te puede interesar

Hawái, el paraíso de los famosos