Los actores Quim Gutiérrez, Natalia Tena y Alfonso Bassave se visten de gala de la mano de El Corte Inglés para el estreno de ‘Te quiero, imbécil’, su última aventura cinematográfica que llega en enero. Con ellos descubrimos cómo es ligar en tiempos de redes. Por Raquel Peláez / Fotografía: Pedro Walter/ Estilismo: Verónica Suárez

¿Qué pasaría si Bridget Jones fuera un treintañero español al que  ha dejado su novia y quiere volver al mercado? Así arranca la comedia romántica Te quiero, imbécil, un viaje delirante en el que Quim Gutiérrez intentará convertirse en un tipo moderno y adaptado a los nuevos roles de hombres y mujeres en el siglo XXI. Ponerse en forma, cambiar de look, depilarse en zonas ignoradas hasta ahora por la mente masculina… Y todo ello mientras sus colegas lo ponen fino: ‘pringao’, tonto, imbécil… Natalia Tena y Alfonso Bassave lo acompañan en esta aventura para tratar de descubrir cómo se encuentra el amor en la era de los likes.

“Si antes conocías a una chica y acababa bien, era fantástico porque parecía la travesía en la jungla. Era como cruzar el Rubicón”, Quim Gutiérrez

Natalia: Realmente, el personaje de Quim da mucha pena [se ríe].

Quim: Pero… ¿pena de ingresarlo o a qué te refieres? [Se ríe]. Porque a mí me parece un tío con mucho carácter y sentido del humor. Se ríe de sí mismo y eso me flipa como habilidad. Me encantaría tenerla.

Natalia: Hace lo típico cuando alguien rompe con su pareja: cambiar de look. Pero yo creo que es bueno, es como el Ave Fénix.

Alfonso: Claro, pero también se ve que esa transformación no debería pasar tanto porque te depiles la ceja, sino porque encuentres tu nuevo sitio en el mundo.

Quim Gutiérrez, Natalia Tena y Alfonso Bassave en 'Te quiero, imbécil': el amor en tiempos de redes 2

Alfonso y Quim llevan un ‘total look’, de Emidio Tucci; y Natalia, de Woman Fiesta. Todo es de El Corte Inglés

XL. En la película se ve a algunos hombres un poco perdidos y con dudas sobre cómo ligar en los tiempos del #MeToo.

Quim: Pues sí, pero yo creo que era necesario cuestionarnos dónde están los límites. Plantearme lo que puedo y no puedo hacer. Yo no tengo duda de que jamás ninguna chica con la que haya ligado puede haber sentido que me he sobrepasado. Porque entiendo que la comunicación, hasta en el terreno de la seducción, pasa por la empatía, por mirarla a los ojos.

XL. Hay quien lo resume en frases como: «Ya no se os puede ni echar un piropo».

Alfonso: Es que en España tenemos mucha resistencia al cambio y a decir que todo se exagera. Y eso no vale, porque ser consciente de estas cosas es algo bueno. Igual, lo que ya no se pueden decir son burradas.

Natalia: La clave está en el tono con el que se hacen los piropos, y eso es lo que tienen que aprender. Hay gente que te puede decir que estás guapa y hacerte sentir como si tuvieras insectos por todo el cuerpo. Especialmente, si se trata de un hombre con poder o con un cargo por encima de ti.

“Ninguna chica con la que haya ligado puede haber sentido que me he sobrepasado. No tengo ninguna duda”, Quim Gutiérrez

Quim: Hay que valorar el contexto y la actitud, y esto antes no se hacía. Y me sorprende porque, al inicio del #MeToo, yo mismo he llegado a pensar si no estarían pagando justos por pecadores. Y en los últimos años he cambiado de opinión un montón de veces y he tenido que reformularme. Hay que romper determinados roles.

Natalia: Y también el hecho de poder ser feminista y llevar botas o tacones o lo que te dé la gana.

Alfonso: Estamos en un momento de mucho cambio. Hay que salir de las ideas preconcebidas. Las nuevas generaciones de chicos ya hablan sin problemas de belleza masculina o de moda y se dicen unos a otros lo guapos que están. Y eso es algo que en nuestra generación no se hacía.

Natalia: Y de sus relaciones. Antes, en el colegio, eras heterosexual, gay o bisexual. Solo había esas tres cosas…

Quim: Y ya me parece mucho. En mi cole no había ni eso [se ríe].

Natalia: Y aun así la gente se escondía. Pero hoy en día los comentarios son: «Ahora estoy saliendo con una chica, pero no soy lesbiana». Todo es más fluido.

Quim Gutiérrez, Natalia Tena y Alfonso Bassave en 'Te quiero, imbécil': el amor en tiempos de redes 5

Alfonso y Quim llevan un ‘total look’ de Emidio Tucc; y Natalia, de Woman Fiesta. Todo es de El Corte Inglés

XL. ¿Y cómo han cambiado las relaciones desde la llegada de las aplicaciones para ligar?

Alfonso: En un punto lo han hecho más fácil. Antes te quedabas soltero y, si querías echar una canita al aire, te tocaba quedar con los colegas, emborracharte, rezar por coincidir con alguien en la discoteca…

Quim: Yo me habría ahorrado muchísimo dinero [se ríe]. Es verdad que, si acababa bien, era fantástico porque parecía la travesía en la jungla, era como cruzar el Rubicón. Ligar era infinitamente más difícil antes.

Quim Gutiérrez, Natalia Tena y Alfonso Bassave en 'Te quiero, imbécil': el amor en tiempos de redes 3

Alfonso y Quim llevan un ‘total look’ de Emidio Tucc; y Natalia, de Woman Fiesta. Todo es de El Corte Inglés

XL. Aunque ahora algunas citas se han convertido casi en entrevistas de trabajo.

Alfonso: Es verdad que le han quitado parte de magia, pero también lo han hecho más práctico.

Quim: Yo Tinder no, pero Instagram sí, y hay pasos previos que te quitas. Tú haz el contacto, queda y, luego ya, pétalo de magia.

Natalia: Tengo una amiga que es la reina de Tinder. Se organiza la noche en varias citas, se pone un límite en cada una y se busca excusas para salir pitando si ve que no va a salir bien. Pero también ha tenido momentos malos. Hay una parte de peligro.

“Que alguien quiera dormir contigo por tu trabajo en lugar de por ti es un poco raro”, Natalia Tena

XL. Muchas mujeres se quejan de que lo primero que les preguntan es si se dejan someter…

Quim: ¿Pero se refieren a prácticas sexuales? Porque a mí sinceramente no me parece grave. Si es en la práctica sexual, debo decir que a mí me lo han pedido y yo, encantado: hay días en que me ha apetecido más y días en los que menos. Y siempre marcando límites. Es que yo creo que todo depende de tener claro el contexto en el que estás. Es una aplicación para ligar, oye: ¿a ti te gusta que te azoten o no te gusta? Y ya está. ¿Que no me interesa? Adiós.

Natalia: ¿Y qué me decís de esa invasión de fotos de desnudos? Tengo amigas que las reciben constantemente.

Alfonso: Está claro que luego cada pareja negocia lo que quiere y todo es bienvenido mientras haya respeto hacia el otro, pero yo creo que todo esto tiene que ver con que el hombre necesita empoderarse. Cada vez tiene al lado mujeres más poderosas y él no lo es. Porque al hombre poderoso le encanta tener una mujer poderosa enfrente, pero al que es inseguro eso no le hace sentir bien. Y de ahí surge mucho eso de «déjame que al menos en la cama te someta».

“Las chicos de ahora ya hablan de moda y se dicen lo guapos que están. En nuestra generación eso no se hacía”, Alfonso Bassave

XL. ¿Ustedes podrían estar en alguna aplicación para ligar?

Alfonso: ¿Y por qué no? Dependerá de la vergüenza de cada uno. Yo no estoy, pero hay páginas para gente que quiere ser un poquito más discreta. Pero ¿qué pasaría si yo quisiera estar en Tinder?

Quim: Bueno, que tendrías mucho trabajo en descartar.

Alfonso: A lo mejor quiero [se ríe].

Quim: Pero que es un trabajazo, tío. Si ya lo es en Instagram, que no es una aplicación para ligar, imagínate que te metes en algo que directamente es para contactos…

Alfonso: Bueno, pero por otra parte optarás a más gente, con lo cual tiene su parte positiva.

Quim: Sí, pero, no sé si a vosotros os ha pasado lo mismo: en mi historia de seducción, las chicas que me interesaban no se acercaban precisamente por el mismo prejuicio que atraía a todas las que a mí no me gustaban.

Quim Gutiérrez, Natalia Tena y Alfonso Bassave en 'Te quiero, imbécil': el amor en tiempos de redes 4

Alfonso y Quim llevan un ‘total look’ de Emidio Tucc; y Natalia, de Woman Fiesta. Todo es de El Corte Inglés

XL. ¿Se refiere al prejuicio de ‘famoso e inaccesible’?

Quim: Claro, con lo cual era un curro tener que desmontarlo.

Natalia: Que alguien quiera dormir contigo por tu trabajo en lugar de por ti es un poco raro.

XL. ¿Qué hay de cierto en eso de que en las aplicaciones ellos buscan sexo y ellas, amor?

Natalia: Yo tengo amigas que buscan las dos cosas. Pero es verdad que hay aplicaciones para quienes quieren encontrar relaciones más duraderas o para casarte. Igual Tinder es más de fucker sex [se ríe]. Pero creo que eso es para los dos sexos.

Foto principal: Alfonso y Quim llevan un Total look, de Emidio Tucci; y Natalia, de Woman Fiesta. Todo es de El Corte Inglés.