La obsesión por evitar el bronceado ha convertido las playas chinas en una pasarela de ‘facekinis’, trajes de baño que ya cubren de pies a cabeza. Por Raquel Peláez

• Trucos para lucir el bañador de tiro alto

Con un look a medio camino entre Spiderman y El libro de la selva, las mujeres chinas han desfilado este verano por la playa de Qingdao, en la provincia de Shandong, embutidas en una nueva generación de facekinis.

La malla previene quemaduras del sol y picaduras de medusas

Esta especie de ‘bañador de cuerpo entero’, concebido para evitar que la piel se ponga morena, fue creado en 2004 por la diseñadora Zhang Shifan para tapar solo la cara. Sin embargo, la obsesión asiática por mantenerse en perpetuo estado de blanco nuclear ha hecho que sus diseños evolucionen al ritmo de las tendencias estivales y se extiendan hasta los pies. «Para esta colección me he inspirado en las máscaras de la ópera tradicional de Pekín o en la piel de animales en peligro de extinción», aseguraba Shifan. Descartado el buen gusto, todo son ventajas: previenen las quemaduras solares, pero también las picaduras de insectos y medusas. La diseñadora, que empezó con un establecimiento de trajes de baño a pie de playa en Qingdao, vende ya en tres tiendas de la principal plataforma de compra on-line de China.

Te puede interesar

La historia del bronceado