La próxima jefa de la Comisión es… diferente. Madre de siete hijos, entró en política pasados los 40 y ha alcanzado la cúpula del poder europeo. El periodista alemán Tilman Gerwien ha sido su sombra desde sus comienzos, en el ‘Land’ de Baja Sajonia. Le hemos pedido que nos haga un retrato íntimo de nuestra nueva presidenta, Ursula von der Leyen . Por Tilman Gerwien

La primera vez que la vi, estaba sentada sobre una gran pelota de plástico y daba botes con ella por su despacho. Se rio y me dijo que aquello era muy bueno para su espalda. Luego, sin aliento, añadió: «En fin, ¿cómo está usted?».

Fue hace 14 años. Ursula von der Leyen, hoy con 6o, era ministra de Asuntos Sociales de Baja Sajonia. No es un cargo que dé muchos titulares, pero ella los generaba. Por ejemplo, al prohibir el alcohol en el comedor del ministerio. Desde su partido, la CDU, nos decían: «Hay en provincias una mujer que llegará lejos, harían bien en observarla». Y les hice caso.

Ursula Von Der Leyen: cómo llegar a jefa de Europa (con siete hijos)

La presidenta electa de la comisión y su marido han criado a sus siete hijos en una finca de Hannover rodeados de cabras y ponis

Pasé un día con ella. En un momento dado, le pidió al chófer que parara en su casa y entró en un caserón de ladrillo con puerta blanca, sobre la que colgaba una corona trenzada con flores. Allí vivía con su marido y sus siete hijos, además de varias cabras y ponis, rodeada de prados y sauces. Recordaba al idílico escenario de las novelas de Astrid Lindgren, ‘madre’ de Pippi Calzaslargas.

«Ese es justo mi objetivo -contestó cuando se lo comenté, de vuelta en el coche-. ¿De qué manera podemos crear un mundo así para las familias, pero con las estructuras del presente?». Dicho esto, sacó del bolso un protector labial, se lo aplicó y llamó a su secretario de Estado. «Soy yo, Von der Leyen. ¿Molesto? Bien. Tres cosas: primera…, segunda…, tercera…».

Es la única ministra que ha estado en todos los gabinetes de Angela Merkel desde 2005. De hecho, sonó como su sucesora y como candidata a dirigir la OTAN

Todo estaba ya allí. Todo lo que la ha definido como persona y como política hasta hoy, convertida en la mujer más poderosa de Europa. Su capacidad para el sentimentalismo -hasta el límite de lo kitsch-, su rapidez y su eficiencia y su indestructible alegría mezclada con una capacidad de renuncia de tintes protestantes.

Más tarde, nos detuvimos en una gasolinera y se compró un macchiato, bebida que para ella entra en la categoría de alimento básico. Durante todo aquel día, no le pareció necesario parar a comer. A cambio, me contó su vida. El conflicto interior entre sus hijos y su carrera durante los primeros años: «¡Menudo cargo de conciencia tenía!». Sus comienzos en la política: «Cuando me presenté en la agrupación de mi distrito, me recibieron con un: ‘¿Y dónde ha estado usted los últimos 15 años?’». Sus días como médica residente en una maternidad: «¿Sabe cómo huelen los recién nacidos? ¡Maravillosamente bien!». Lo malo, añadió, era el «abuso de la nicotina» entre las madres jóvenes.

Ursula Von Der Leyen: cómo llegar a jefa de Europa (con siete hijos) 5

Siendo su padre presidente de Baja Sajonia, en los setenta, la envió a Londres bajo una identidad falsa -Rose Ladson- y con la protección de Scotland Yard, para protegerla de un posible secuestro de la Fracción del Ejército Rojo

A pocos políticos he llegado a conocer tan de cerca. Hemos volado juntos en helicópteros y aviones militares, hemos estado en Nueva York y en París. Tras sus inicios en Baja Sajonia seguí su labor en Berlín como ministra, primero de Familia, luego de Trabajo y, finalmente, de Defensa. He intentado no despegarme de su lado, tanto que a veces se refiriere a mí con el poco amigable apodo de «su sombra».

Mujer de Estado

Hace poco me la encontré en los pasillos del Bundestag y me dijo: «Pásese a verme un día de estos». Creo que se sentía sola en su puesto de ministra de Defensa.

La espontánea política que saltaba con una pelota se ha convertido hoy en una mujer de Estado. Sus juveniles trenzas dieron paso a una especie de casco rubio, rígido a base de laca. Se ha vuelto más rápida, más exigente. Y más dura.

Ursula Von Der Leyen: cómo llegar a jefa de Europa (con siete hijos) 6

Sus siete hijos en un acto reciente de su madre. El mayor tiene 32 años; la menor, 20

Una vez, siendo ministra de Trabajo, la visité en su despacho a primera hora de la mañana. Los pasillos estaban vacíos. Von der Leyen había pasado la noche en una habitación contigua, casi una celda monacal con cama, silla, tele y baño. Se acercó a una máquina, pulsó dos veces ‘café con leche’ y dijo: «Vida, hago en casa. No quiero acomodarme en Berlín». ¿Y sus hijos? Cinco de ellos ya se habían emancipado, contestó. Además, para eso tenía una aplicación de móvil llamada Family Talk. Aquello no me terminaba de encajar con la mujer que volvía a casa y los niños se abalanzaban sobre ella: «Venían corriendo por el pasillo, como locos. No me dejaban ni soltar el bolso», me había contado tiempo atrás..

Para la mujer que fuera ministra de Familia, era inconcebible que yo no tuviera hijos. Mi falta de descendencia despertaba en ella un celo misionero. ¡Dios mío, la de veces que habrá intentado convencerme! Cuando por fin fui padre y le conté que era feliz, se alegró: «¿Lo ve? No quería creerme, pero tenía razón».

Ursula Von Der Leyen: cómo llegar a jefa de Europa (con siete hijos) 4

Merkel se fijó en ella nada más ser electa diputada regional en Baja Sajonia en 2003. Ese año le encargó elaborar su programa de reformas sociales

Ursula von der Leyen es un ‘animal familiar’ total. Para ella, una vida sin hijos no es una vida de verdad. A menudo me hablaba de las «consultas de fertilidad» cuando era una joven doctora, de las «muchas mujeres maduras, elegantes, controladas» que tuvo ocasión de conocer. Del anhelo que sentían por un hijo. Del tiempo, que se les escapaba entre los dedos. Y de las lágrimas que corrían durante sus conversaciones.

Ursula Von Der Leyen: cómo llegar a jefa de Europa (con siete hijos) 2

En 2008, como ministra de Familia, Hugh Jackman la sacó de un contenedor de basura en un programa de máxima audiencia

En este sentido, recuerdo bien la atmósfera casi religiosa que rodeaba sus apariciones públicas en sus días como ministra de Familia: primero pintaba un país sombrío en el que «pronto ya no se oirán las risas de los niños», para, seguido, prometer la salvación, a través de la política, de ese terrible azote que era la baja tasa de natalidad.

Políticos y periodistas nunca deberían tener la sensación de que están en el mismo barco, pero ¿es posible la cercanía con Ursula von der Leyen? Sí, pero hasta cierto límite. Aunque pases mucho tiempo con ella, siempre deja a su alrededor un aura de escuela de señoritas, y su amabilidad, siempre acompañada por una sonrisa, es de esas que también sirven para mantener a la gente a distancia prudencial. Cuando se le insiste en algo, una frase suya refleja de forma elegante ese orden jerárquico que ella da por supuesto: «No me agote usted, por favor».

Para ella, una vida sin hijos no es una vida de verdad. Rechaza el alcohol y el tabaco y se alimenta a base de cafés

«Mamá, ¿qué hacen las Fuerzas Armadas? ¿Es peligroso?». Esta fue una de las primeras reacciones que escuchó tras asumir la cartera de Defensa. Y sí, era peligroso…, pero para ella misma. Es la cartera de máximo riesgo de la política alemana, la que se traga a los políticos como un agujero negro. Hace unas semanas, conversando a bordo de un avión militar, me habló del móvil que tenía siempre encendido en la mesilla de noche. Una sensación la acompañaba constantemente. cualquier día podía ser destituida.

El acoso americano

Von der Leyen había sufrido un desgaste constante por los repetidos fallos en el material del Ejército y los escándalos de sus asesores. A lo que había que sumar a los estadounidenses, que no dejaban de preguntar: «Ursula, ¿qué hay de tu presupuesto?». No había visita a Estados Unidos en la que no saliera el tema del aumento del gasto alemán en defensa. Al final de aquella conversación en el avión, su eterna sonrisa había desaparecido. Me llamó la atención la dureza de su rostro. Pero seguía decidida a ganar la pelea, no pensaba salir de escena.

Estuvo cerca de ser la mayor promesa frustrada de la política alemana. Ahora, Europa le ha facilitado una salida

Sin embargo, estuvo a punto de convertirse en la mayor promesa frustrada de la política alemana, la mujer cuyo nombre se barajó durante mucho tiempo como futura canciller, incluso como presidenta de la República, y que nunca llegó a serlo. Ahora, el Parlamento Europeo le ha facilitado in extremis una salida vestida de ascenso. Al escalafón más alto, además, un puesto que asumirá en noviembre.

Un día, recién nombrada ministra de Defensa, la acompañé en una visita de inspección al 381 Batallón. Al final del recorrido se encontró con dos militares acompañados por sus perros. Sin pensárselo, le dijo a uno de los animales: «Siéntate». El perro se sentó. «Perro bueno», le dijo, y añadió: «Ahora túmbate». Y el perro se tumbó. En ese momento, con el perro tendido a sus pies, Von der Leyen estaba encantada.

Ursula Von Der Leyen: cómo llegar a jefa de Europa (con siete hijos) 3

Como titular de Defensa solía preguntar a la tropa si había algo que pudiera mejorarse. En Níger cambió las tiendas de los soldados por un alojamiento fijo

Instrucciones precisas, reacción rápida: eso es lo que le gusta a esta mujer tan consciente del poder. Creo que piensa que el mundo en general podría funcionar perfectamente de esa manera. Pero, como es obvio, sabe bien que Europa no: Ursula von der Leyen no es solo una mujer consciente del poder, también es muy inteligente. (Ya lo demostró con su discurso de candidatura en Estrasburgo, adaptando su programa para seducir a socialistas y liberales).

PRIVADÍSIMO

Ursula Von Der Leyen: cómo llegar a jefa de Europa (con siete hijos) 1

Su gran ‘hobby’, para el que saca tiempo siempre que puede, es montar a caballo

  • Sexta de siete hermanos, nació en Bruselas, donde vivió hasta los 12 años. Ya en Alemania, su padre entró en política y disputó la candidatura de la CDU a canciller a Helmut Kohl.
  • Su padre fue de los primeros funcionarios europeos. La familia se mudó a Bruselas en 1958, recién creada la Comunidad Económica Europea.
  • Empezó Arqueología y Economía, pero se graduó en Medicina con 28 años. Se casó un año antes con Heiko von der Leyen, al que conoció en la facultad.
  • Entró en política a los 41, fue diputada con 45 y ministra con 47. «Tuve que pegarme para tener tiempo para mis hijos. No aceptaba citas al final de la tarde ni en fin de semana».
  • En Arabia Saudí, como ministra de Defensa, ordenó que nadie de su delegación vistiera la ‘abaya’, obligatoria para las mujeres en ese país.
  • «He hecho todo lo que hacen las madres. quedarme en casa, trabajar a media jornada y volcarme en mi profesión. Pero si estaba en casa sentía que descuidaba el trabajo; y en el trabajo, a los niños».

Logo-stern

 

Te puede interesar

La vida secreta de Angela Merkel

Annegret Kramp-Karrenbauer, ministra de Defensa de Alemania